Fuente: La Jornada/ Dora Villanueva

La inversión en infraestructura del gobierno federal –todo aquello que va a la construcción de obras públicas incluidos salarios, proyecto y operación– se incrementó 51.4 por ciento en mayo pasado y alcanzó su nivel más alto desde 2014, a medida que aumentó el gasto en salud, desarrollo económico y ciencia y tecnología, según consta en los registros de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Sin embargo, los recursos destinados a la inversión física en seguridad nacional se redujeron en 77 por ciento frente a mayo del año pasado; en cultura cayeron 95.8 por ciento; y en protección ambiental también se han reducido los recursos en 40.6 por ciento, exhibió la dependencia.

En total, el gobierno mexicano invirtió 47 mil 791 millones de pesos en mayo a diversos rubros de obra pública sin contar a Petróleos Mexicanos (Pemex). A esta empresa se destinaron 17 mil 970 millones de pesos sólo en un mes que representaron 27 por ciento de todos los recursos que gastó el gobierno en ese momento.

La inversión física implica el dinero invertido en construcción y conservación de obra pública y se cuenta como uno de los principales componentes de crecimiento económico e indicadores de competitividad. Este rubro ha ido a la baja desde el sexenio pasado cuando se redujo el gasto para cumplir las metas de superávit primario forzadas por el escalamiento de la deuda.

El sector cayó 8.3 por ciento en 2015 y 2016 sumado el gasto en Pemex; 26.3 por ciento en 2017; luego se incrementó 3.4 por ciento en 2018 para caer de nuevo 11.8 por ciento el año pasado, a medida que la administración pública federal, a cargo de Andrés Manuel López Obrador, anunció un paquete de 485 mil millones de pesos para adelantar licitaciones en la materia y evitar la ya prevista desaceleración de la economía.

En el acumulado de enero a mayo de 2020, la SHCP publicó que la inversión en infraestructura acumula avance de 16.8 por ciento, sumado el gasto en Pemex, y de 18 por ciento sin éste. Si bien la emergencia sanitaria irrumpió con la necesidad de equipar la atención hospitalaria, se acumula una reducción de 12.6 por ciento en el gasto en salud.

Protección ambiental, otro rubro con gasto cercenado

Otros rubros a los que también se han cercenado recursos es protección ambiental que en los primeros cinco meses del año han recibido 71.7 por ciento menos que en 2019; y recreación y cultura que registran un recorte de 95.8 por ciento.

Sin embargo, se han triplicado recursos clasificados bajo el rubro de protección social, donde Hacienda consigna un avance de 344.5 por ciento; de 266.6 en turismo y de 253 por ciento en ciencia, tecnología e innovación.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de 2010 a 2018 el gasto federal ejercido en inversión física pública cayó 39 por ciento.

El año pasado, cuando la actividad económica decreció 0.1 por ciento, el gobierno federal gastó en total 564 mil 467 millones de pesos en este rubro incluido Pemex, no sólo fue 11.8 por ciento menos que el último año del sexenio pasado, sino es el gasto más bajo en la década.