Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

Una de las prácticas recomendadas por la Association for the Advancement of Cost Engineering International (AACE), en específico la 11 R-88, tiene como propósito definir las principales habilidades y conocimientos en ingeniería de costos que requiere un individuo para considerarse un profesional capacitado: “Un enfoque sistemático para gestionar los costos a través de todo el ciclo de vida de cualquier empresa, programa, facilidad, proyecto, producto o servicio. Sólo con la aplicación de los principios de la ingeniería de costos se puede planear y controlar de manera eficiente los recursos, costos, rentabilidad y riesgos de un proyecto.”

Con tal antecedente, aquí se considera la ingeniería de costos en la industria de la construcción como la aplicación de conocimientos teóricos y prácticos de una forma técnica y metodológica para obtener el estimado económico de un proyecto en particular, ya sea para su planeación, ejecución o control. Esta aplicación de conocimientos se emplea para elaborar presupuestos, estudios de costo-beneficio, estimaciones y evaluaciones de inversión.

Existen métodos de estimación de costos que sirven principalmente para obtener de forma preliminar el costo de un proyecto, con el fin de calcular los recursos financieros que serán necesarios para su planeación y gestión, y en segunda instancia para la ejecución y el control de la obra.

La AACE Internacional recomienda un sistema de clasificación de costos mediante una matriz de cinco tipos de estimados y su precisión esperada en función del nivel de definición del proyecto (véase tabla 1). La clase 5 se refiere a datos generados con base en información limitada, por lo que lo obtenido no es acorde con el proyecto en estudio. La clase 4 se elabora para evaluar el presupuesto preliminar y la factibilidad del proyecto. La estimación clase 3 se utiliza como el presupuesto del proyecto para fines de autorización o financiamiento, y se reemplaza por una estimación más detallada. La clase 2 es preparada generalmente para formar una base detallada donde se controla todo el trabajo del proyecto en términos de costos y avance; para los contratistas, este tipo se utiliza a menudo como la estimación de la oferta para establecer el valor del contrato. La clase 1 comprende mayor nivel de detalle, ya que se utiliza toda la información de ingeniería y diseño del proyecto, así como la programación para su ejecución y control. Esta práctica es recomendada por la AACE Internacional (18 R-97, Sistema de clasificación para costos estimados – Cómo aplicarlo en ingeniería, contratación y construcción para los procesos industriales).

Por lo anterior, es importante el trabajo conjunto de las áreas técnica y administrativa de una empresa; se entiende por área técnica la que abarca la gerencia de proyectos, construcción y supervisión; la administrativa comprende la gerencia de recursos humanos y contabilidad, ya que su interacción proveerá al ingeniero de costos las herramientas e información para elaborar un presupuesto acorde con los requerimientos del proyecto y cumplir de esta forma con los objetivos tanto de la empresa como del cliente.

Estas herramientas servirán para la ejecución de un proyecto con las mejores condiciones en costo-tiempo-calidad-riesgo (véase figura 1).

Sin embargo, ¿cuál es la forma más común para preparar presupuestos en México? Una de las metodologías más utilizadas es la de precios unitarios, establecida en el capítulo 6º del Reglamento de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, que ha sido adoptada para la contratación de obra pública con el fin de garantizar al Estado las mejores condiciones en la ejecución de los trabajos.

En las licitaciones para la adjudicación de una obra pública federal, con la modalidad de base de precios unitarios o la parte de los mixtos, las empresas deben presentar en su propuesta económica los análisis de precios unitarios de los conceptos de trabajo del proyecto ejecutivo.

El precio unitario se refiere al importe que se paga al prestador de servicios por cada unidad de concepto de trabajo terminado y ejecutado de acuerdo con el proyecto, las especificaciones y normas de calidad. Tiene por objeto cubrir los recursos necesarios para ejecutar cada concepto de trabajo, y está integrado por los costos directos (materiales, mano de obra, equipo y herramienta), los costos indirectos, el costo por financiamiento, la utilidad y los cargos adicionales (véase figura 2).

Este tipo de estimación requiere la completa información de ingeniería y diseño del proyecto, que si se desarrolla de forma correcta se puede clasificar como un estimado de clase 1.

Con fines prácticos, para determinar el costo aproximado de una obra también se pueden utilizar parámetros de costos con información de proyectos semejantes y presupuestos de obras similares ejecutadas por la propia empresa o por terceros. Esto significa que en su momento existió una estimación de clase 1 que pudo ser realizada a precios unitarios y fue documentada para su aplicación en una estimación de clase 3; sin embargo, se recomienda tomar las debidas reservas, ya que es necesario considerar las características, magnitud, complejidad, calidad y ubicación del proyecto que se va a desarrollar.

En este sentido, es de suma importancia que las empresas constructoras cuenten en su organigrama con un ingeniero de costos, comúnmente conocido como analista de precios unitarios, que posea una formación equilibrada en obra y oficina; y que además le brinden capacitación constante que le permitirá tener un criterio más amplio al momento de elaborar un presupuesto. Este profesional se convertirá en el gerente de proyecto al frente de un equipo multidisciplinario para la estimación correcta ya sea para la planeación, ejecución o control de la construcción.

El Centro Nacional de Ingeniería de Costos (Ceico) agrupó en cinco áreas los conocimientos que debe tener el ingeniero de costos:

• Conocimientos técnicos
• Manejo de software
• Administración de proyectos
• Conocimientos financieros
• Conocimientos normativos

Los avances tecnológicos, y en específico el desarrollo de software, han proporcionado a la industria de la construcción herramientas para llevar a cabo la planeación y el control de una obra; tal es el caso de los programas para elaborar presupuestos. Sin embargo, la ingeniería de costos no consiste sólo en hacer uso de estos programas, sino que va más allá en la aplicación de los conocimientos técnicos y metodológicos, por lo que se recomienda que estos programas sean utilizados tan sólo como un instrumento para optimizar los procesos.

Derivado de la diversidad geográfica de México, el costo de un proyecto puede variar dependiendo de su ubicación, por lo que debe tomarse en consideración el costo vigente de los materiales, mano de obra y maquinaria, así como las características ambientales y climáticas en la zona donde se llevará a cabo, ya que de esta forma se podrá analizar a detalle el precio unitario de los conceptos de trabajo.

Desafortunadamente, el micro y pequeño empresario no posee la capacidad económica para contar en su organigrama con un equipo interdisciplinario que le permita llevar a cabo una mejor planeación y control en las obras, por lo que comúnmente contrata empresas especializadas o consulta información en otras fuentes. Ante esta realidad, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción creó el Ceico, con el fin de proveer información confiable y de calidad a sus empresas afiliadas que coadyuve en la toma de decisiones para la elaboración de presupuestos y en los procesos de ejecución de la obra pública y privada, y que a su vez sea un órgano de consulta para los funcionarios de los tres niveles de gobierno, instituciones educativas e iniciativa privada, entre otros.

El Ceico cuenta con una página web (http://www.cmic.org.mx/comisiones/Tematicas/costosyp/Ingenieria_de_Costos.htm), donde pone a disposición de los afiliados de la cámara información que se ha elaborado y recopilado a través de diversas fuentes:

• Catálogos de costos directos
• Tabulador de servicios profesionales
• Formato para el cálculo automático del factor del salario real
• Mercadeo de materiales de la construcción
• Costos por metro cuadrado de construcción
• Tarifas de renta de maquinaria
• Índices del Inegi para el ajuste de costos
• Información de salarios mínimos
• Normatividad federal y estatal en materia de obra pública
• Artículos especializados
• Videoconferencias


Por otro lado, la CMIC, a través de sus instituciones educativas como el Instituto de Capacitación de la Industria de la Construcción y el Instituto Tecnológico de la Construcción, ofrece cursos, diplomados y maestrías para formar a los ingenieros de costos. De esta manera podrán elaborar los presupuestos con base en la normatividad vigente y presentar propuestas en tiempo y forma para cumplir con las exigencias solicitadas por el cliente público y privado.

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 625 Noviembre-Diciembre 2016