Fuente: El Economista/ María del Pilar Martínez

  • El Instituto ya avaló 95% de los trámites del sector de la minería y 80% de los gestionados por el sector automotriz.

Antes de que termine esta semana el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) liberará al menos 50% de las solicitudes que realizaron las empresas del sector de la construcción para reanudar sus actividades, a las que se suman 95% de autorizaciones que ya se dieron en el sector de la minería y 80% del sector automotriz, en donde algunos gobiernos estatales han pedido que se analice con cautela el retorno a la nueva normalidad.

En entrevista, Mauricio Hernández, director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, explicó que si bien se presentaron dificultades con la plataforma que habilitó el gobierno federal para revisar los lineamientos técnicos y de seguridad sanitaria que debían cumplir estos tres sectores, al menos la mitad de los registros de la industria de la construcción, de un total 5,600 solicitudes, quedarán liberadas al día de hoy.

“Es un sector (la construcción) que en cuanto se abre tendrá un impulso importante en la generación de empleos, pues impulsa de dos o tres millones de trabajadores entre formales e informales”, explicó.

Desde la semana pasada que se presentaron los “Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral”, el IMSS empezó a trabajar con las industrias que se agregaron al grupo de esenciales que son la construcción, minería y fabricación de transporte, “hemos recibido más de 18,000 solicitudes en la plataforma. La idea es ir ayudando a las empresas a tener sus protocolos bien preparados”.

Para estos tres sectores hay una obligatoriedad específica, dado que trabajarán en condiciones con situación de alto contagio y deben aplicar los mejores estándares que brinden la seguridad en el trabajo.

El director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS comentó que, antes de liberar la autorización de las empresas que ya se registraron, hay casos particulares que deben revisarse con los gobiernos estatales, como es el caso de Puebla; sobre todo porque se tienen que revisar las cadenas de transmisión que se presente en cada estado.

En ese sentido, comentó que hay un acuerdo con los gobernadores, establecido con el director general del IMSS, Zoé Robledo, para hacer una reapertura responsable, “no se buscan controversias ni enfrentamientos”.

Respecto a la posibilidad de una revocación de dichas autorizaciones en estos tres sectores el directivo de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, comentó que “las empresas de carácter esencial no hay manera de que lo pierdan, pero lo que sí es que si hay un aumento importante -con las inspecciones que realice la Secretaría del Trabajo- van a aumentar a 5,000 inspecciones en estas semanas que se están liberando estas empresas y claro que en ese caso de incumplimiento si viene una sanción y un cierre”.

En el caso del IMSS en la plataforma de seguimiento “podemos vigilar cómo van las incapacidades de los trabajadores y podemos detectar empresas que están teniendo brotes y tomar acciones para que estén bien sus protocolos de protección”, concluyó.