Fuente: La Jornada/ Juan Carlos Flores

El gobierno de Colima, a cargo del priísta Ignacio Peralta, anunció la construcción de un libramiento para desviar del oriente de la capital del estado el tráfico pesado proveniente del puerto de Manzanillo.

La obra requerirá una inversión privada de 2 mil 100 millones de pesos, previa autorización del Congreso local para el pago de una fianza de 65 millones de pesos de participaciones federales.

Vladimir Parra Barragán, líder de la bancada de Morena, calificó esta obra de inviable porque no beneficiará a la población, compromete las participaciones federales del estado y tiene un sobrecosto de más de 100 por ciento, pues en octubre de 2019 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP) la presupuestó en 876 millones de pesos. Cada señalamiento, sin embargo, fue desmentido por la administración estatal.

En rueda de prensa, Parra Barragán destacó que el proyecto no está en el Plan Estatal de Desarrollo, no tiene pies ni cabeza y compromete las finanzas de Colima.

Explicó que la administración estatal obligaría, bajo pena de multa, a 92 por ciento de los conductores de vehículos de carga a usar ese libramiento y en caso de no alcanzar ese porcentaje tendría que pagar a la empresa 65 millones de pesos como garantía.

La diputada Claudia Aguirre, también de Morena, indicó que en la propuesta el Ejecutivo estatal pretende trasladar el tránsito pesado a una carretera de un carril por cada sentido, en una primera etapa, pero no menciona cuánto tiempo duraría esta fase, y estamos hablando de tránsito que proviene de una carretera de seis carriles.

Se pretende concesionar la obra por 30 años a la empresa jalisciense Dynfra, que invertirá alrededor de 2 mil 100 millones de pesos, con financiamiento de la banca comercial, en un tramo de 23.5 kilómetros que comenzará en la autopista Colima-Manzanillo, cerca de la comunidad Loma de Fátima, hasta el entronque con la carretera que conduce al aeropuerto nacional de Colima, ubicado en Buenavista, municipio de Cuauhtémoc.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano e Infraestructura del gobierno estatal, Jesús Sánchez Romo, señaló que esta obra evitará que el tráfico pesado y de carga de material peligroso circule por el libramiento Ejército Mexicano. Su construcción comenzaría en diciembre próximo y estaría concluida a finales de 2021.

Negó que la SHCP haya presupuestado la obra en 876 millones de pesos en 2019. Ese dato es falso, no sabemos de dónde salió. Jamás se consideró como obra de inversión pública. Señaló que en el proyecto ha habido acompañamiento y asesoría de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, concretamente de Ricardo Erazo García Cano, director general de Desarrollo Carretero, quien recomendó el modelo de concesión.

También desmintió que la vía vaya a tener sólo dos carriles. Están considerados cuatro de inicio; además, por recomendación de la SCT, se amplió de 40 a 60 metros de ancho de vía. Manifestó que el gobierno del estado no garantizará el flujo mínimo para que la empresa privada recupere la inversión. Eso también es falso.