Fuente: Milenio Diario/ Yeshua Ordaz

  • Infraestructura. Contempla 279 iniciativas propuestas por la IP que tendrán una inversión de más de 2 billones de pesos.

Sin que aún se cuente con una fecha clara para la presentación del segundo paquete del Acuerdo Nacional de Infraestructura, que supera ya los 8 meses de retraso, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tiene una presentación (fechada el 27 de agosto de 2020) en la que se dan los pormenores de los proyectos del sector energético que se incluirán en el acuerdo, los cuales suman 279, tanto del sector de hidrocarburos, electricidad y gas, y contemplan inversiones por 2 billones 84 mil 884 millones de pesos.

En esta presentación se detallan los 279 proyectos para el sector energético que propone el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), de los cuales 57 son del sector eléctrico, con una inversión total de 845 mil 623 millones de pesos (mdp); 74 para hidrocarburos, 801 mil 627 millones, y 48 de gas con un total de 437 mil 634 mdp.

Del total de proyectos algunos contemplan inversión privada, como es el caso de una “minirrefinería en Nuevo León” con un monto de inversión de 2 mil 860 mdp; gasoducto Oaxaca-Chiapas con 14 mil 300 millones; gasoducto Chiapas, por 7 mil 700 millones, y el corredor interoceánico del Istmo de Tehuantepec con inversión de 154 mil mdp.

Se contemplan además parque eólicos y fotovoltaicos, plantas de ciclo combinado, plantas incineradoras de basura, terminales de importación, de petrolíferos y refinados, transporte de hidrocarburos por ferrocarril y autotanque, terminales y estaciones de servicio, entre otros.

Todos ellos en diferentes etapas de avance. El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró el pasado viernes que el gobierno está cerca de lograr un acuerdo para poner en marcha el plan de inversión en el sector energético y las comunicaciones que impulse la reactivación económica del país en medio de la crisis por el coronavirus.

El especialista del sector energético Ramsés Pech dijo al respecto que esto ayuda a Hacienda a determinar que todos los proyectos que están en fase de autorización y/o ejecución pasen a incrementar la recaudación de impuestos vía ISR e IVA al realizar su ejecución y operación, lo que incrementará a mediano plazo la recaudación compensando así las pérdidas de 2020.

“Es importante que los órganos reguladores, comisiones y secretarías ayuden a establecer los proyectos autorizados o en ejecución, lo que además dará certeza económica”, explicó.