Fuente: La Razón/ Berenice Luna

  • El titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons aseguró que empresas como Ferromex, ADO y Kansas City Southern han levantado la mano para participar en la operación del Tren Maya.

En entrevista, el directivo explicó que si bien la concesión de la infraestructura ferroviaria estará a cargo del Gobierno federal, estarán buscando empresas nacionales e internacionales que puedan operar el Tren.

“Por ejemplo ADO es un buen operador opera trenes en Europa. Dos trenes en España Zaragoza, Toledo. Ferromex también, pues dice que ya opera el Chepe ‘porque no puedo ampliar mi espectro’. Tiene mucha experiencia en trenes”

Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo

De la misma manera, mencionó que la operación de la infraestructura también puede ser operada en asociación entre dos o más participantes, esto luego de que el proyecto también está contemplado como un tren de carga.

“Incluso ADO si se asocia con alguien que maneja carga, que en este caso puede ser Kansas City. Ya están buscando alineaciones. Es un juego”

En el marco de la firma de convenio que sostuvo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), explicó que en enero se van a realizar las tres primeras licitaciones, para iniciar con la construcción del tren en abril próximo.

Respecto a la inversión, señaló que como lo dio a conocer el presidente Andrés Manuel López Orador el lunes pasado, del monto total de inversión, alrededor de 60 mil millones de pesos van a ser erogados a través del impuesto de Derecho de No Residente (DNR), durante los próximos cinco años; en tanto que 60 mil millones de pesos más, se otorgarán a través del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Respecto a esto último, comentó que los provendrán de los ahorros que está realizando el Gobierno federal por la eliminación de la corrupción.

“Van a ser ingresos del PEF, presupuesto normal, ahorro del Gobierno. O sea, el Gobierno dice: voy a tratar de conseguirlo, porque tengo estas medidas, las cuales me van a garantizar que se tenga el dinero necesario para pagar éste y otros proyectos, no me preocuparía, yo creo que sí se logra”, aclaró.

UNESCO confía en proyecto
Por otra parte, Frederick Vacheron Oriol, representante de la oficina de la Unesco en México, y Jiménez Pons firmaron un Convenio Marco de Colaboración que permitirá a la instancia internacional brindar acompañamiento al Proyecto Integral de Desarrollo del Tren Maya.

De acuerdo con los directivos, éste es el inicio de una cooperación en la que la Oficina implementará todos sus programas de trabajo de forma articulada y alineada con las metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de manera armónica con el entorno y poniendo al centro a las personas.

Ante ello, Vacheron explicó que la participación de la UNESCO es oportuna porque involucra a seis sitios declarados Patrimonio Mundial (Ciudad preshispanica y parque nacional de Palenque, la Ciudad histórica fortificada de Campeche, Ciudad prehispánica de Chichen Itzá, Ciudad prehispánica de Uxmal, y los sitios de Patrimonio mixto de Sian Ka´an y los Bosques Tropicales y Antigua Ciudad Maya de Calakmul que también son Reservas de la Biosfera); 35 sitios con Valor Universal Excepcional que México preserva en beneficio.

Invertirá 916 mdp para derecho de vía en Chiapas y Campeche
En tanto, para la adquisición de y acondicionamiento de 392 kilómetros de derecho de vía entre Palenque, Chiapas, y la zona urbana de Campeche del Tren Maya, el Fonatur contempla invertir más de 916 millones de pesos.

Las adquisiciones se realizarán en los municipios de Palenque, La Libertad y Emiliano Zapata, en Chiapas; Tenosique y Balancán, Tabasco; Candelaria, Escárcega, Champotón y la zona urbana de Campeche.

En un informe, el organismo descentralizado de la Secretaría de Turismo (Sectur) detalló que en lo que resta de este año se desembolsarán 183 millones 271 mil pesos, mientras que, en 2020 se aplicarán los 733 millones 085 mil pesos restantes.

La compra de los derechos de vía consiste en dejar una ruta en condiciones ambientales óptimas y dar certeza al Gobierno Federal sobre la propiedad de los terrenos por donde se prevé transite el tren.