Fuente: Obras Expansión/ Georgina Baltazar

  • Mientras no se realicen proyecciones a largo plazo, el país seguirá sin desarrollar nodos logísticos suficientes para enfrentar los retos de crecimiento: CMIC.

La propuesta de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en conjunto con la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), es realizar un programa nacional de infraestructura con una proyección a 30 años, no sexenal como se ha venido haciendo.

De acuerdo con Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la CMIC, hasta ahora, por más que el gremio ha insistido a los gobernantes desde hace más de dos décadas, la planeación no existe y muchos proyectos ejecutivos están incompletos, lo cual provoca que las obras no concluyan a tiempo o eleven sus costos. “El gobierno actual tiene que cambiar esta inercia.”

Para ello, “debemos incluir a todos los expertos, incluyendo academia y organizaciones empresariales. La propuesta es crear un consejo autónomo, de participación colegiada, para que los siguientes gobiernos tengan una cartera de proyectos estratégicos”, indica.

En reuniones que ha tenido el representante gremial de la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción ha notado que las buenas prácticas de otros países en cuestión de infraestructura están basadas en una correcta planeación.

Otra alternativa sería integrar un instituto de planeación que genere una proyección del rumbo que debe tomar el país y aprovechar todas la vocaciones: turismo, industria, comercio, etcétera, señala.

Un intento previo fue la instalación del Consejo Nacional de Infraestructura, en el año 2000, el cual solo sesionó en dos ocasiones y no obtuvo avances, también porque no tuvo presupuesto para su operación. “Fue una buena idea, mas no tuvo vinculación de ningún tipo”, asevera Ramírez Leal.

Ante panorama complejo, acciones
Hoy afrontamos problemas macroeconómicos, aunado a la devaluación del peso, el precio del petróleo y la pandemia del coronavirus, por lo que deberíamos tomar muchas acciones para proteger a las empresas. Necesitamos tener una cartera de proyectos estratégicos, afirma el representante gremial, por ejemplo:

  • Carreteros
  • Corredores logísticos
  • Puertos para movilización de carga
  • Ferrocarriles
  • Aeropuertos (transporte de carga)
  • Hidráulica
  • Energía
  • Hospitalaria
  • Educativa
  • Servicios urbanos
  • Almacenamiento de hidrocarburos

En este sentido, Ramírez Leal advierte que debe tenerse en cuenta que los resultados no se dan a corto plazo y el plan deberá hacerse vinculante a la ley, con expertos que dicten hacia dónde va la infraestructura y apego a regulaciones tanto nacionales como internacionales.

La planeación debe hacerse con base en el propósito de crecimiento económico del país, no solo del beneficio de un gobierno. Actualmente, “no sabemos cuánto dinero se necesita para infraestructura porque no se hace una proyección a futuro ni se han tomado en cuenta los estudios realizados por expertos, tales como el documento titulado Infraestructura 20-30, que entregó la CMIC a los candidatos a la Presidencia hace un par de años”.

Para finalizar, el experto enfatiza que invertir en infraestructura, sin duda, propiciará la generación de empleos y la reactivación económica. La ejecución de recursos en 2019 fue muy lenta y en 2020 está ocurriendo lo mismo. Debemos evitar el subejercicio. En estos momentos complicados deben acelerarse las inversiones públicas y privadas.