Fuente: El Universal/ Joel Ruíz

  • El gobierno capitalino proyecta nueve acciones para convertir a la terminal en un punto en el que se unan diferentes medios de transporte a finales de 2022.

El Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) será la dependencia encargada de llevar a cabo la transformación de la terminal Observatorio, donde contemplan la interconexión de nueve medios de traslado en la zona poniente para nales de 2022 y donde se espera que a diario se mueva un millón de personas.

“Este complejo será el más importante en Latinoamérica, no sólo por el número de sistemas que conecta, sino por la enorme capacidad de movilización que tendrá y porque permitirá la conexión con diversos puntos de la capital del país”, arma Florencia Serranía, directora del Metro, en entrevista con EL UNIVERSAL.

La funcionaria explica que se van a realizar nueve grandes obras: la terminal del Tren Interurbano México-Toluca, la ampliación de la Línea 12 del Metro, el reordenamiento del paradero, la construcción de un edicio central al que llegarán los usuarios y el reordenamiento del comercio informal.

También el desvío del colector del río Tacubaya, la construcción del deprimido Minas de Arena para que el transporte foráneo pueda arribar a la terminal sin problemas y la modernización de la Línea 1 del Metro.

A ello le añaden la inversión privada que realizarán los concesionarios de la Terminal de Autobuses de Observatorio, los cuales tendrán que modicar su zona de maniobras.

El edificio central tendrá varios niveles, pero no los 30 pisos que se propusieron inicialmente. La terminal de la Línea 12 será subterránea; el Interurbano estará en un nivel, mientras la Línea 1 del Metro y la terminal de autobuses se mantendrán a ras de piso.

Para ello se llevará a cabo un reordenamiento del paradero de microbuses y autobuses, en el que se plantea que haya lujos de unidades establecidas con horarios y tiempos de circulación, evitando que se queden varados en las vialidades.

“La administración local no quiere repetir el mismo fenómeno del paradero de Pantitlán, que es un retrato claro de la no interconexión del transporte público”, detalla.

Por ello, justica que sea el Metro el que se encargue del diseño de este complejo de transporte público, que además será parte del sistema aeroportuario que impulsa el gobierno federal.

“Este sistema está basado en lo que llamo el ‘Método Sheinbaum’. Todo debe emanar de la necesidad del usuario y con el compromiso de reducir los tiempos de traslado de los usuarios”, precisa.

En el caso del Interurbano, menciona que se buscará potencializar sus conexiones intermedias, principalmente en Santa Fe, con la nalidad de que sea un medio de transporte local y no nada más metropolitano. Ello aligerará la carga a otros medios que llegan al lugar.

Además, el proyecto tiene que verse a futuro, sobre todo qué va a pasar con la Línea 9 del Metro, que hoy llega hasta Tacubaya, pero se contempla que arribe a Observatorio, por lo que en este plan debe considerarse el lugar al que llegará y su patio de trenes.

La directora del Metro explica que la Línea 12 será sometida a un estudio de movilidad, para determinar los ujos de pasajeros y el tiempo de circulación de los trenes para determinar si compran o no más vagones.