Fuente: La Jornada/ Angélica Enciso

El 25 de agosto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) suspendió la evaluación de la manifestación de impacto ambiental (MIA) de la Fase 1 del Tren Maya de Palenque, Chiapas, a Izamal, Yucatán, al solicitar información adicional a Fonatur, que a la fecha no se ha entregado, de acuerdo con el expediente del trámite.

La evaluación ambiental se realiza en 60 días, que vencieron el 8 de septiembre, y se puede ampliar hasta 120 días en total, por lo que restarían alrededor de 20 días, de acuerdo con la legislación ecológica.

En el expediente de la MIA, que se puede consultar en la Semarnat, se indica que el 25 de agosto se envío a Fonatur, promovente del proyecto, un oficio de solicitud de información adicional para seguir con la evaluación. La MIA fue presentada por Fonatur a la Semarnat el 16 de junio para su evaluación.

Ana Esther Ceceña, Violeta Núñez, Josué García y Sandy Ramírez, académicos del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica de la UNAM entregaron el documento Observaciones a la MIA del Tren Maya, en el que señalaron que había inconsistencia en los datos presentados y no se consideraba el impacto cultural.

El reporte indica que la conclusión es que el proyecto no tiene condiciones para llegar a buen término y que el daño que causará no compensa ninguno de sus buenos propósitos.

Diversas inconsistencias

Agrega que en la MIA se observa que uno de los mayores problemas del proyecto tal y como está diseñado son los pasos de fauna. Precisa que hay inconsistencias en la información. Por ejemplo, menciona que el tren movilizará 26 mil 520 pasajeros por día, con una capacidad de 450 por tren, pero no indica cuántos trenes transitarán.

Hay especial preocupación porque en la MIA se desestima el impacto cultural, la densidad arqueológica a lo largo de todo el recorrido del tren indica un tremendo riesgo de pérdida cultural e histórica al paso del tren y de sus polos de desarrollo.

El 27 de octubre, la Semarnat y el Fonatur informaron de la firma de un convenio para dar seguimiento a los estudios de impacto ambiental, cambio de uso de suelo, riesgo, atención de pasivos ambientales y cualquier otro necesario para el desarrollo de este proyecto emblemático del gobierno de México.