Fuente: La Jornada/ Redacción

  • Subraya que los trabajos no violan ninguna ley

El Tren Maya tiene mucho futuro y no sólo creará empleos, sino que dará un levantón al sureste, aseguró ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien consideró que en cada uno de los cinco estados donde la obra se construye –Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo– se podrían crear entre 15 mil y 20 mil trabajos.

Primero, en conferencia de prensa realizada en las instalaciones de la tercera región naval, en la capital de Campeche –a cuyas costas ayer entró la tormenta tropical Cristóbal, lo que provoca intensas lluvias y vientos en el sureste– destacó estamos siendo respetuosos de la legalidad, no hay ninguna violación y no hay ningún amparo en contra de la obra.

La construcción del Tren Maya llega en un momento oportuno porque hace falta reactivar la economía del sureste, afirmó. Los consorcios que ganaron las licitaciones de los primeros cuatro tramos, desde Palenque hasta Cancún, requerirán profesionales, técnicos y obreros, agregó.

Expresó que la oposición tiene todo el derecho a manifestarse, pero contrario a lo que sostiene, la obra es necesaria para la región, es de justicia y además para proteger el medio ambiente.

López Obrador recordó que el Poder Judicial desechó amparos que se presentaron contra el Tren Maya en Chiapas, porque ni siquiera correspondían a la ruta. Además, insistió que su construcción se aprobó por consulta ciudadana y en la democracia cuenta lo mismo el voto de un científico que el de un campesino; no deciden las minorías.

Más tarde, al dar por iniciadas las obras del tramo Escárcega-Calkiní del Tren Maya –a cargo de Grupo Carso, de Carlos Slim–, resaltó que el proyecto va acompañado de otros esquemas para el bienestar, como la siembra de árboles maderables y frutales en 600 mil hectáreas, a través del programa Sembrando Vida.

En Escárcega, pidió a las autoridades municipales una negociación con los habitantes del municipio para que mediante el convencimiento se logren acuerdos y aseguró que con la obra nadie saldrá perjudicado; al contrario, es para beneficiar al pueblo.

Comprometió a los constructores para concluir el tramo en el precio y tiempo pactados, de 18 mil millones de pesos y 28 meses, al recordar que en el pasado, muchas empresas iniciaron obras y no las concluyeron por irresponsabilidad. Grupo Carso, señaló, es una empresa responsable y va a cumplir.

El Presidente se dirigió posteriormente a su rancho en Palenque, Chiapas, para pernoctar. En el trayecto se registraron intensas lluvias por la tormenta tropical

.