Fuente: Obras/ Redacción

  • La construcción de estos espacios. durante marzo y abril, fue 40.19% menor en comparación con el año pasado.

Los inicios de construcción de inmuebles industriales se han visto entorpecidos durante la pandemia de coronavirus COVID-19. Durante marzo y abril, debido a la suspensión de actividades esenciales, esta actividad registró una caída de 40.19% en comparación con el mismo periodo el año pasado, según cifras de la inmobiliaria Datoz.

En el segundo bimestre de este 2020 se dio inicio a la edificación de 267,959 metros cuadrados de área neta rentable en cinco mercados del país, cifra inferior, casi por la mitad, a la registrada en 2019, cuando se comenzó a construir 448,064 metros cuadrados en diez ciudades.

En enero de este año aún continuaba un repunte en la construcción de espacios industriales, ya que había “salpicado” la tendencia que venía del año anterior. Sin embargo, la actividad comenzó a bajar en febrero debido a la contingencia sanitaria, lo que dio como resultado una caída de 34.27%

Un mes después, cuando comenzaron las medidas de distancia social para evitar la propagación del coronavirus, empresas se vieron obligadas a suspender sus actividades, por lo que sólo se comenzó la construcción de 186,227 metros cuadrados, es decir, 33.11% menos que el año anterior.

En tanto abril se edificaron 81,733 metros cuadrados de inmuebles industriales en total, 51.85% menos que durante el mismo mes en 2019.

Desarrolladoras como Vesta y Fibra Terrafina suspendieron proyectos especulativos y built-to-suit para preservar la liquidez de sus empresas y poder mantenerse a flote durante la crisis económica provocada por la pandemia.

Sin embargo, hubo zonas en donde el inicio de obras durante el tercer y cuarto mes de este año superaron a las del 2019: en la Ciudad de México se iniciaron las obras de 169,738 metros cuadrados, lo que superó en 366.95% al año pasado.

En segundo lugar de crecimiento, según la inmobiliaria, se encuentra Ciudad Juárez, Chihuahua, con 29,072 metros cuadrados, lo que representa un incremento de 45.72% en comparación con el segundo bimestre de 2019.

Pero en el resto de mercados en el Bajío Occidental, Noreste y Norponiente de México, hubo caídas de entre 40 y 100%.