Fuente: Inmobiliare/ Redacción

La vivienda es un activo esencial para el patrimonio de las personas, además de ser considerada como un ahorro e inversión que ayuda a la preservación de recursos. En México, se estima que aproximadamente el 75% del uso de suelo corresponde a este tipo de edificación.

Aunado a esto, existe un importante déficit y alta demanda de esta necesidad básica, por ello, representa una de las principales fortalezas del sector inmobiliario, consideró Víctor Manuel Requejo, Fundador y Presidente de Banco Inmobiliario Mexicano.

“Lo que hace fuerte a la industria inmobiliaria del país, es principalmente, la necesidad de vivienda, hay un mercado enorme, de casi un faltante de 9 o 10 millones de viviendas, entonces, mientras haya ese mercado insatisfecho, la vivienda se venderá y la vivienda será demandada; si usted produce algo que no se vende, pues está usted en el negocio equivocado, pero si usted produce casas que se venden a buen precio, bien ubicadas (…) está usted en el sector correcto, y ese es el punto de la vivienda”, manifestó.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), la vivienda genera alrededor de un billón 327 mil millones de pesos y representa el 6% del PIB nacional. Además, genera 47% del empleo producido en la industria inmobiliaria, lo que la posiciona como la tercera actividad más importante del país, sólo por detrás de la manufactura y el comercio.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señala que hasta 2018, en este sector, la autoproducción aportó el 40.7%; la producción inmobiliaria 24.7% y el alquiler efectivo de vivienda 24.5%. Mientras que las actividades relacionadas al financiamiento para la adquisición y mejoramiento participaron con 3.6%; la autoconstrucción, ampliación y mejoramiento de vivienda con 2.1%; los servicios inmobiliarios con 1.9% y el 2.5% restante corresponde a otras actividades.

En este sentido, apostar por proyectos dentro de dicho ramo representa grandes oportunidades y una forma de impulsar la reactivación económica del país.

“La vivienda en México ha sido beneficiada de más con la existencia de organismos que apoyan la compra de vivienda de hasta alrededor de 1 millón 800 mil pesos; entonces, el constructor realmente hará muy bien en dedicar esfuerzos en producir ese tipo de vivienda y tendrá éxito. Ya en las más caras, viviendas de 2, 3 o 4 millones, es más lento el desplazamiento, entonces se necesita una mayor inversión de capital y un mayor esfuerzo de capital el promotor, pero en los niveles de vivienda mediana y pequeña hay un gran mercado”, concluyó Víctor Manuel Requejo de BIM.