Fuente: Reforma / Staff

Banco del Bienestar adjudicó directamente a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la construcción de las primeras 26 de 2 mil 700 sucursales ordenadas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador para entregar dinero de programas sociales en todo el país.

Los contratos, que suman 67 millones de pesos con IVA, fueron adjudicados el 6 y 10 de febrero, con vigencia hasta el cierre de 2020.

El costo promedio de cada sucursal es de 2.7 millones de pesos, sin contar equipamiento, pero no se publicaron detalles de los contratos, en particular, si son obras totalmente nuevas, o si sólo son adaptaciones en oficinas de gobierno ya existentes.

La práctica de adjudicar obras a la Sedena fue implementada en el sexenio pasado por varias instancias, sobre todo el SAT y el Consejo de la Judicatura Federal.

Las adjudicaciones cesaron luego de que, en marzo de 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) cuestionó la legalidad de que Sedena actúe como contratista de obras públicas, amén que no había evidencia de que sus precios fueran menores a los de empresas privadas.

Banco del Bienestar sí está licitando las compras para equipar las sucursales, que por ahora está financiando con recursos propios.

A finales de febrero pasado, tres empresas ganaron contratos que suman 57.6 millones de pesos para proveer mobiliario para las primeras 30 sucursales, es decir, un promedio de 1.9 millones de pesos por sucursal.

En tanto, que el 20 de marzo fue convocada una nueva licitación para las 127 sucursales de las fases dos y tres de este proyecto. Las sucursales estarán en edificios de secretarías de Estado, el IMSS, escuelas públicas, el ISSSTE y hasta la CFE.