Fuente: El Economista/ Viviana Estrella

  • El gobierno federal ya cuenta con proyecto ejecutivo de la obra; también se tienen derechos de vía.

La actual administración federal cuenta con un proyecto ejecutivo del Tren de Alta Velocidad (TAV) México-Querétaro, el cual podría ejecutarse a través de una Asociación Público-Privada (APP).

La iniciativa está en manos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), dependencia federal con la que el gobierno estatal mantendrá vinculación para conocer los avances del proyecto, indicó el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién.

Para el 2020 no hay recursos presupuestados para llevarlo a cabo, sin embargo, dijo, el proyecto ejecutivo está terminado y se cuenta con los derechos de vía, por lo que seguirá realizar reuniones con el gobierno federal para determinar la secuencia de esta infraestructura.

“No viene nada presupuestado en el Presupuesto de Egresos de la Federación para este tren rápido México-Querétaro, porque ya hay derecho de vía comprado, hay proyecto ejecutivo terminado y pagado. Y de ahí se tiene que tomar esta parte para sentarse en privado en la Presidencia, con gente del equipo del presidente (Andrés Manuel López Obrador), hay que sentarse con Bombardier, porque acuérdense que Bombardier, la división de trenes, está en México, en Hidalgo y que sea un proyecto de una APP, por lo que entendí al gobierno federal”, mencionó.

La compañía canadiense Bombardier podría ser pieza clave en la continuidad del proyecto, dado que en Ciudad Sahagún, Hidalgo, cuenta con la unidad Bombardier Transportation, desde 1992 evocada a la manufactura de la industria ferroviaria mexicana.

De acuerdo con la firma, se trata de una de las plantas más grandes de la red Bombardier y es la única en México especializada en el diseño, fabricación, introducción de vehículos ferroviarios de pasajeros, mantenimiento y servicios de posventa; desde Hidalgo oferta una gama de sistemas, productos y servicios ferroviarios de transporte de pasajeros: vehículos de metro, tren ligero y trenes regionales.

Detonante
El TAV México-Querétaro será un detonante tanto en la región Bajío como a nivel nacional, dada la conexión que tendrá con la capital del país, señaló el mandatario de Querétaro.

“Ya hay proyecto ejecutivo hecho, está en manos de la SCT, ojalá se pueda trabajar; me ha pedido el presidente (Andrés Manuel López Obrador) que me ponga de acuerdo con el secretario de Comunicaciones que iba a venir (este martes), pero cambiaron su visita, aunque es un proyecto totalmente federal, es una parte de detonación para Querétaro, es una detonación obviamente para el Bajío y de gran utilidad para la Ciudad de México”, abundó.

La diferencia entre el proyecto planteado por la pasada administración y el propuesto por la actual es la incorporación del servicio de transportación de carga, ya que la primera iniciativa únicamente contemplaba el movimiento de pasajeros.

Al incorporar el desplazamiento de mercancía se busca que el proyecto de transporte no sea deficitario, indicó Domínguez Servién.

Visita pospuesta
Este martes se tenía prevista la visita del titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, para abordar diversos temas de vinculación con el estado, entre ellos el posible traslado de operaciones de carga del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México al Aeropuerto Intercontinental de Querétaro, aunque la visita fue cambiada tentativamente para el jueves 17 de octubre.

En febrero pasado, Jiménez Espriú señaló que el tren se mantiene en la cartera de proyectos del gobierno federal, estimando que su realización requiere de una inversión de 50,000 millones de pesos.

El proyecto de movilidad podría reactivarse, luego de que en enero del 2015, la pasada administración federal anunció la suspensión del proyecto, argumentando que su ejecución derivaría en presiones para el gasto público en los ejercicios fiscales subsecuentes al 2016. la suspensión ocurrió frente a una serie de señalamientos por irregularidades presentadas en el proceso de licitación.