Fuente: El Economista/ Camila Ayala Espinosa

  • La CMIC de la Ciudad de México calificó como positivo el Programa de Reactivación Económica que presentaron las autoridades locales, ya que ayudará a la industria a recuperarse de la tendencia descendente que presentó el sector en años anteriores y a paliar los efectos negativos del Covid-19.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) de la Ciudad de México calificó como positivo el Programa de Reactivación Económica que presentaron las autoridades locales, ya que ayudará a la industria a recuperarse de la tendencia descendente que presentó el sector en años anteriores y a paliar los efectos negativos del Covid-19.

“Reconocemos los diversos apoyos que hemos recibido del Gobierno de la Ciudad de México, sobre todo en la inversión obra pública por más de 25,000 millones de pesos, así como la publicación de programas que incentivan el desarrollo de la obra privada, como es la simplificación administrativa para el desarrollo de grandes proyectos en Avenida Paseo de la Reforma y recientemente el Programa de Reactivación Económica”, explicó el presidente local de CMIC, Armando Díaz Infante Chapa.

En el marco de la inauguración virtual del Foro 2020 Planeación para el Desarrollo Sustentable, dijo que para que estos proyectos puedan concretarse, también es importante contar con el apoyo de la banca comercial y de la Sociedad Hipotecaria Federal con los créditos puentes, para garantizar los financiamientos de proyectos.

Infante Chapa recordó las acciones que han implementado como organismo empresarial, donde resalta una coordinación con las autoridades sanitarias para hacer el Protocolo de Regreso Seguro a las Obras de Construcción; también, a través del Instituto de Capacitación de la Construcción, elaboraron e impartieron varios cursos, capacitando a cerca de 2,000 directores, gerentes de empresas y responsables de constancias del Protocolo de Regreso Seguro.

Por su parte, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, señaló que la participación de la construcción, pública y privada, es importante para empujar la economía.

“Nuestro objetivo es que pueda haber una creación de empleos, sólo en este segundo semestre del año de alrededor de 260,000 empleos de la industria privada y nosotros estaríamos contribuyendo con 129,000 empleos directos en obras públicas”, detalló.