Fuente: El Heraldo de México/ Alberto Aguilar

Cierto los cambios sexenales son terribles, pero más allá de lo anterior en la cámara del rubro, en este caso CMIC que preside Eduardo Ramírez Leal tiene la convicción de que pronto se restablecerá el engranaje de la obra pública.

Por lo pronto SCT de Javier Jiménez Espriú inició las licitaciones para la conservación de carreteras. Son ideales para Pymes y ahora mismo se dan los fallos.

La industria está también en contacto con Blanca Jiménez en CONAGUA para reactivar el programa de mejora de escuelas. Se contaba con bonos por 50 mil mdp, de los cuales aún hay 10 mil mdp. Si bien son obras pequeñas, ayudan.

Igual hay expectativas con respecto a las obras emblemáticas del gobierno, como la Refinería Dos Bocas y el Tren Maya a cargo de Rogelio Jiménez Pons. Se está a la espera de los proyectos ejecutivos para evaluar su factibilidad.

En cuanto al aeropuerto de Santa Lucía, la CMIC ya transmitió a Alfonso Romo su preocupación respecto a que sólo participe SEDENA y no la IP. Hay el compromiso de revisar el asunto.

Además más allá de la coyuntura otro tema en la mira es la modificación a la Ley de Obra Pública. Ya hay una iniciativa en la comisión de infraestructura de la Cámara de Diputados que lleva Ricardo Exsome. El punto es transparentar procesos y erradicar la corrupción.

El viernes ya hay programada una reunión en NL para discutir el expediente con ingenieros, arquitectos, consultores, ONGs, gobierno e IP. Se prevé la participación de Carlos Salazar ya entonces investido en el CCE y Francisco Cervantes de CONCAMIN.