Fuente: Don Dinero/ Roberto Romero

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez Leal, afirmó que todos los proyectos de infraestructura anunciados por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) resultan atractivos para el sector, pero se deben ejecutar con una buena planeación.

  • Una mala ejecución podría traer trastornos a la inversión en el país. Hay freno del gobierno de gasto en infraestructura hasta julio

El dirigente señaló que incluso hay el riesgo de que si no se realizan de manera adecuada puede haber repercusiones en la inversión en México.

Destacó que un tema importante se refiere a la reconfiguración de las refinerías, ya que debe analizarse si realmente son rentables.

Por otra parte reconoció que el aumentó en el costo de la obra en el país se ha incrementado en lo que va del año entre 6% y 8%.

Puesto que el diesel, combustible de uso intensivo en la industria de la construcción, registró en el primer semestre del año un aumento de precio de 14%, lo que afecta en forma directa al sector.

Ramírez Leal señaló que hay necesidad de mantener la infraestructura de carreteras, puentes, puertos, agua potable y alcantarillado, presas que no se han dragado, y todo esto debe incluirse en el Plan Nacional de Infraestructura que planteará en próximo gobierno.

Además se pronunció a favor de que continué la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y de que se revisen los contratos para combatir, en su caso, la corrupción.

El presidente de la CMIC afirmó que el organismo celebra que se busque la alternativa de que se pueda concesionar el aeropuerto, no obstante, destacó que sería una lástima que se decidiera detener la obra, pues hay 209 contratos que han cumplido con la Ley de Licitación Pública, hay convenidos 155 mil millones de pesos y se han aplicado en la obra 40 mil millones de pesos.

Señaló que el gremio espera conocer el dictamen de viabilidad de la obra del aeropuerto para emitir una opinión más concreta.

Respecto de la construcción y ampliación del proyecto del Tren Maya, Ramírez Leal señaló que es una buena noticia para el sector y para el desarrollo del país, pero hay que saber si hay impacto ambiental y si son factibles los trazos.

Ramírez reveló que la presente administración metió freno al presupuesto asignado para 2018 en infraestructura, pues de los 628 mil millones de pesos que se asignaron, solo se han ejecutado, a julio, 48 por ciento, lo que traerá una lluvia de reclamos, como faculta la Ley de Obra Pública.