Fuente: La Jornada/ Dora Villanueva

Las empresas Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), Omega, Egis Road Operation, Aleatica y Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra) serán las beneficiadas de la plataforma para conectar al Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

Estas constructoras y operadoras desde el sexenio pasado controlan las principales autopistas que ahora serán la red de acceso al mayor aeropuerto de América, según Andrés Manuel López Obrador.

El desdoblamiento –esquema por el que se realizarán las obras– implica asociar nuevos proyectos a concesiones existentes para garantizar la inversión de las empresas, a salvo de recursos presupuestarios.

Todo ello implica que llegar al nuevo aeropuerto del Estado mexicano será en su mayoría a través de vías privadas.

La semana pasada, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) detalló que se ampliará en 23 kilómetros el Tren Suburbano, con tres estaciones de entrada. La primera parte está en concesión de CAF, a través de Ferrocarriles Suburbanos con vigencia a 2035.

Pinfra, a través de Promotora de Autopistas del Pacifico, tiene un plazo de contrato por 60 años para construir, operar, explotar, conservar y mantener un tramo de la carretera Ecatepec-Peñón que deberá comunicar con la vía Peñón-Texcoco.

En cuanto a la modernización de la autopista México-Pachuca que comprometió la SCT, la concesión a las firmas Omega, Egis Road Operation, que atienden la conservación y operación de todas las autopistas Golfo-Centro en Veracruz, Puebla, Hidalgo y estado de México, termina en 2030. Por último, se contempla una conexión para el segundo piso de Periférico con el Circuito Interior Mexiquense.

Ambas vías operan por concesión de 30 años a Aleatica –antes OHL– que hace un mes vendió 49 por ciento de sus acciones del Aeropuerto Internacional de Toluca al gobierno federal, sin que este último haya accedido a transparentar la operación.