Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

La escasez de obra pública ocasionó que la licitación para construir el centro de transferencia modal (Cetram) Indios Verdes, que implicará una inversión de 483 millones de pesos, atrajera el interés de 21 empresas, entre ellas varias que suelen participar en mega proyectos: ICA Constructora, Prodemex y Epccor, Rubau México y Jaguar Ingenieros Constructores.

El proceso está a cargo de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México, aunque será financiado con recursos Banobras y el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) y de Banco.

Para el gobierno local, la obra es prioritaria y tiene los planes de inaugurarla en el segundo semestre del próximo año.

“Indios Verdes es un lugar en donde llega el Metrobús, llega el Metro y llega el transporte público del Estado de México y de la Ciudad de México. Además, con la estación del nuevo sistema Cablebús y el Mexibús se ampliará la oferta de movilidad y la necesidad de mejorar la infraestructura”, informó la convocante.

Sin embargo, la rapidez que esperaba la dependencia para concluir la licitación de carácter nacional ya presentó su primera modificación.

Para este lunes estaba previsto que se entregarán las propuestas técnicas y económicas, lo cual no ocurrió porque en el acta de la junta de aclaraciones del 27 de agosto (la única prevista), se informó a los interesados: Derivado de la complejidad de las preguntas se cita a una segunda junta el 10 de septiembre.

Prodemex, ICA Constructora y Epccor solicitaron se ampliara el plazo para la entrega de sus ofertas hasta 30 días más, porque tampoco se les ha informado cuándo recibirán el proyecto ejecutivo de la obra, fundamental para la planeación de los costos.

Las empresas también piden el estudio de mecánica de suelos y la certeza de que se cuenta con el 100% de los terrenos disponibles y los planos de obras inducidas, entre otras cosas.

En dicho contexto, no será posible que se cumpla la fecha para dar a conocer a la constructora ganadora, el 21 de septiembre, e iniciar los trabajos dos días después.

El objetivo del gobierno local con el nuevo Cetram es “contribuir con la mitigación del problema de transporte y los altos índices de contaminación”.