Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

Amigo analista, permíteme preguntarte lo siguiente: ¿Cuántos años de experiencia tienes en la elaboración de precios unitarios? ¿Cómo iniciaste el camino en esta importante labor dentro de la industria de la construcción?

Como tú, un gran porcentaje de analistas iniciaron esta labor auxiliando o asistiendo a profesionales ingenieros y arquitectos.

Si sabes de qué te hablo, entonces tu experiencia es amplia, ya que a través de los años cada análisis elaborado mantiene características específicas de acuerdo con la obra, y los ejemplos pueden ser variados.

Pongamos un ejemplo: la construcción de una losa que está compuesta por cimbra, concreto con resistencia y acero de refuerzo; la mano de obra es de carpinteros, fierreros y albañiles. La losa la pueden solicitar, de acuerdo con el diseño, en diferentes espesores; en este caso, la unidad de obra a analizar será el metro
cuadrado.

Una vez definidos los elementos a utilizar, se determina la cantidad de cada uno y se tomarán en cuenta para dar un precio total por metro cuadrado de losa construida. En la tarjeta de precio unitario se verá reflejado cuántos metros cúbicos de concreto, cuántos metros cuadrados de cimbra, cuántos kilogramos de acero de refuerzo, la cantidad de jornales necesarios de cada una de las cuadrillas de trabajo y de horas de maquinaria o equipo necesarios para, al final, reflejar el precio por unidad de obra terminada.

Por consecuencia, el análisis de precio unitario implica detallar cada uno de los factores que componen un concepto de obra, que pueden ser: materiales, sueldos de mano de obra, prestaciones a los trabajadores, equipo auxiliar, como herramienta menor, o algún tipo de maquinaria para la correcta ejecución de los conceptos del catálogo de obra y los cargos indirectos correspondientes.

Con lo establecido, y tomando el concepto de precio unitario del Estándar de Competencia EC0219 Análisis de precios unitarios de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, el precio unitario es el importe de la remuneración o pago total que debe cubrirse al contratista por unidad de concepto terminado y ejecutado conforme al proyecto, las especificaciones de construcción y las normas de calidad.

En nuestro ejemplo, la losa solicitada con el mismo espesor y resistencia de concreto no puede ser utilizada para diferentes obras. No es el mismo precio unitario para una casa que para un edificio; los materiales pueden ser los mismos, pero en el edificio se requiere un equipo más amplio, razón por la cual esta losa puede ser más costosa que otra dependiendo el tipo de obra a ejecutar.

Pero todo esto tú ya lo sabes, y es hora de demostrarlo. Si te has dedicado al análisis de precios unitarios, ya sea como auxiliar, asistente, contratista o administrador de obra, en calidad de ingeniero o arquitecto, capacítate y certifícate; la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción es una Entidad de Certificación y Evaluación de Competencias Laborales donde se da reconocimiento a la experiencia adquirida a través de los años. Obtén un certificado de alcance nacional respaldado por la SEP, Conocer y la CMIC. Formaliza y certifica tu experiencia y no permitas que un mal análisis afecte tus presupuestos o lleve a pérdidas económicas en tu empresa.

En la CMIC y su Entidad de Certificación y Evaluación estamos comprometidos en generar para la industria de la construcción analistas de precios unitarios hábiles y con pleno conocimiento de sus actividades con la certeza de obtener las utilidades esperadas en cada proyecto.

Certifícate en los estándares de competencia EC0219 Análisis de Precios Unitarios y EC1124 Operación del software de precios unitarios.

Consulta próximas fechas en la delegación CMIC de tu localidad y nuestra cartera de estándares de competencia que ponemos a tu disposición.

#CertifícateConLosLíderes

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 645 Agosto 2020