Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

Procesos de licitaciones realizados de forma electrónica

El 18 de marzo de 2020, la presidencia de la CMIC hizo llegar a la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, una carta a nombre de los constructores formales de nuestro país afiliados a esta cámara.

En el documento se reitera el propósito central de esta organización de impulsar una industria altamente competitiva, vanguardista y apegada a los principios de responsabilidad social e innovación tecnológica.

Con tal fin, y en especial en medio de la emergencia sanitaria por el Covid-19 en México, se solicita el apoyo de la SFP para que los procesos de licitaciones se realicen de forma electrónica, en apego al artículo 28 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, que dice:

“En las licitaciones públicas se podrán utilizar medios electrónicos, conforme a las disposiciones administrativas que emita la Secretaría de la Función Pública. Lo anterior, sin perjuicio de que los licitantes puedan optar por presentar sus proposiciones por escrito durante el acto de presentación y apertura de proposiciones.

”Las proposiciones presentadas deberán ser firmadas autógrafamente por los licitantes o sus apoderados; en el caso de que éstas sean enviadas a través de medios remotos de comunicación
electrónica, en sustitución de la firma autógrafa, se emplearán medios de identificación electrónica, los cuales producirán los mismos efectos que las leyes otorgan a los documentos correspondientes y, en consecuencia, tendrán el mismo valor probatorio.”

La carta concluye recalcando que la modalidad electrónica para las licitaciones contribuirá al cumplimiento de la normatividad vigente y al aumento de la competitividad y transparencia en los procesos licitatorios, además de ser una medida precautoria contra la propagación de la mencionada enfermedad al reducir la necesidad de traslados físicos.

Necesario ejercicio oportuno del presupuesto

También el 18 de marzo, el dirigente nacional de la CMIC remitió un oficio al secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez. Esta cámara, que agrupa a casi 12,000 empresas de todo el país, reitera su preocupación y el hecho de que ha solicitado a las diferentes dependencias y entidades del gobierno federal que ejerzan de forma oportuna el presupuesto asignado para impulsar esta rama de la economía y, con ello, a su gran cadena productiva.

Esta comunicación se da en un contexto francamente adverso para nuestro sector, pues al actual detenimiento de la producción nacional y de las principales ramas económicas por la contingencia sanitaria, la construcción inclusive, se suma un periodo considerable de caída en los índices de crecimiento de la industria.

Por todo lo anterior, se solicita al secretario que gire instrucciones para que las dependencias ejecutoras del gasto cuenten con los recursos para realizar a tiempo el pago correspondiente a las empresas con contratos y cobros pendientes, a fin de evitar problemas administrativos y fiscales y continuar con sus operaciones, pues la buena salud del sector incide de forma importante en la economía de nuestro país.

Al enviar esta carta a la SHCP, el presidente de la CMIC, Eduardo Ramírez Leal, comentó: “Nuestro sector está pasando por un mal momento. El año pasado tuvimos una caída y en el primer mes se acentuó porque, salvo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, el resto de las dependencias con recursos para el desarrollo o mantenimiento de infraestructura prácticamente no los han usado. Es necesario que el presidente de la República voltee a la construcción y nos vea como un aliado para impulsar la economía en el momento que se libre esta crisis sanitaria.”

El anuncio se hizo poco tiempo después de recibirse la noticia de que la Secretaría de la Defensa Nacional construirá dos de los siete tramos del Tren Maya, la que fue calificada como una mala noticia para el sector de la construcción privada.

El dirigente señaló también que “en este momento hay constructoras integradas por expertos que están sin trabajo. Entendemos, hay malas experiencias con empresas que tal vez fueron favorecidas y no actuaron de acuerdo con lo requerido, pero no por eso vamos a descalificar a todas. Hay mucho prejuicio, por eso se ha dicho que si una falló se le debe castigar, pero no quitar oportunidades.”

Reconocer formalmente a la construcción como actividad esencial

Finalmente, el 31 de marzo se hizo llegar una carta a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en la que se expresa el respaldo del sector formal de la construcción a la declaratoria de emergencia sanitaria del Consejo de Salubridad General ante la pandemia de Covid-19, con las correspondientes medidas preventivas y acciones extraordinarias emitidas por la Secretaría de Salud. Se expresa de igual forma el entendimiento de que la prevención, control y combate a dicha enfermedad es una responsabilidad compartida socialmente. Por tanto, el texto menciona que las cerca de 12,000 empresas afiliadas a la CMIC, que en conjunto aportan casi el 8% del PIB y generan más de 6 millones de empleos directos e indirectos, adoptarían las medidas sanitarias dispuestas.

Luego de esta exposición, se solicita a la Segob que sean reconocidas formalmente como actividades esenciales por parte del gobierno federal todas aquéllas realizadas por empresas, empleados y trabajadores de la industria de la construcción, así como su cadena productiva, relacionadas con la construcción, ampliación, rehabilitación, reparación y mantenimiento de servicios de salud y salud pública, tales como instalaciones para la prestación de servicios médicos, farmacéuticos, clínicos y hospitalarios, entre muchos otros.

En coincidencia con señalamientos previos del presidente de la República, el propósito general de esta solicitud es proteger a la población más vulnerable en términos de salud pública, economía y bienestar social. El reconocimiento formal de tales actividades como esenciales contribuirá a mantener en operación ámbitos productivos indispensables para superar el reto epidemiológico actual y asegurar ingresos dignos para los millones de mexicanos que trabajan en la industria de la construcción.

En el entorno descrito en la misiva, el presidente nacional de la CMIC manifestó: “Somos conscientes de que las acciones son para beneficio de todos, pero no queremos caer en falta ante las autoridades. Lo cierto es que ante la escasez de trabajo registrada en la construcción, parar significaría un grave problema principalmente para las pyme, que no pueden garantizar pagos a sus trabajadores como se ha pedido.”

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 643 Abril 2020