Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

El costo directo por materiales es el correspondiente a las erogaciones que hace el prestador de servicios o contratista con el fin de adquirir o producir todos los materiales necesarios para ejecutar un concepto de trabajo que deriva de un catálogo de conceptos.

Se entiende por concepto de trabajo al conjunto de operaciones y recursos –de acuerdo con las normas de calidad, especificaciones generales y particulares de construcción requeridas por la contratante– que integran cada una de las partes en que se dividen convencionalmente los estudios y proyectos, la ejecución y equipamiento de las obras, la puesta en servicio, su preservación o mantenimiento y la supervisión de esos trabajos con fines de la correcta ejecución, medición y pago.

El costo unitario por concepto de materiales se obtiene de la expresión:

M = Pm ∙ Cm

donde:
M es el costo de materiales
Pm es el costo básico vigente en el mercado por unidad del material que cumple con las normas de calidad especificadas para el concepto de trabajo de que se trate (unidad del material puesto en el sitio de los trabajos).

Cm es el consumo de materiales por unidad de medida del concepto de trabajo, la cual es un término indicado en el Reglamento de la Ley de Obras Públicas y se utiliza al momento de elaborar los análisis de precios unitarios; por ejemplo, si se va a construir un muro de tabique, y el catálogo de conceptos indica que la unidad de medida es el metro cuadrado, en el análisis de precios unitarios debe indicarse el número de piezas de tabique a utilizar para construir el metro cuadrado de muro, considerando un desperdicio.

El costo básico unitario del material se integra con su costo de adquisición en el mercado o costo de producción en el sitio de los trabajos, sumando en su caso el costo de los acarreos o fletes, maniobras, almacenajes, derechos, seguros, aranceles y mermas aceptables durante su manejo. Dichas consideraciones pueden observarse en la figura 1.

Para efecto de tener una mayor comprensión sobre los términos utilizados en la figura 1, a continuación se detallan los rubros mencionados:

a) Acarreos o fletes: costo del traslado del material en un vehículo de transporte desde su lugar de producción o fabricación para su entrega en el sitio de los trabajos. De la misma forma, el concepto de flete puede utilizarse cuando existan gastos de envío de paquetería de algún producto. Ese costo se refleja de la siguiente forma: flete = costo de traslado o envío / cantidad adquirida.

b) Maniobras: es el costo generado por el movimiento y operación que se realizan ya sea manual o mecánicamente para la descarga del material en el sitio de los trabajos. Ese costo se refleja de la siguiente forma: maniobra = costo de maniobra / cantidad adquirida.

c) Mermas: es el costo del material que se pierde en el traslado hasta el sitio de los trabajos, que se refleja de la siguiente forma: merma = [(cantidad adquirida / cantidad recibida) – 1] × costo de adquisición.

d) Almacenaje: costo por el resguardo del material adquirido en un almacén antes de su traslado o entrega en el sitio de los trabajos. En ocasiones los equipos especiales que se adquieren, ya sean importados o prefabricados, requieren el resguardo por los tiempos de entrega que tiene el fabricante, lo que ocasiona que deba guardarse en almacén de acuerdo con la logística de transporte y entrega. Ese costo se refleja de la siguiente forma: almacenaje = costo de almacenaje / cantidad adquirida.

e) Derechos de banco o regalías: es el costo que se paga al propietario de un terreno o banco de materiales para realizar la extracción, por ejemplo en la explotación de bancos de mármoles, canteras, pizarras, basaltos, cal, calizas, tezontle, tepetate y sus derivados, arena y grava, entre otros. Ese costo se refleja de la siguiente forma: derechos de banco o regalías = costo de derechos / cantidad.

f) Seguros de riesgo: se refiere al costo que se paga por concepto de seguro de manejo de los materiales o de su traslado; cabe mencionar que en algunas ciudades ese cargo corre por cuenta del comprador, y se calcula prorrateando el costo total de la mercancía asegurada entre la cantidad que se adquirió. Ese costo se refleja de la siguiente forma: seguros de riesgo = costo de seguro / cantidad adquirida.

g) Aranceles: costo por tarifa que gravan los productos importados de otro país a un bien o material que ingresa por aduana, sea por vía aérea, marítima o terrestre, y que se aplica como porcentaje del valor del bien importado. Ese costo se refleja de la siguiente forma: aranceles = costo de material × tasa arancelaria.

Los materiales de la construcción se pueden clasificar en función de su uso y de acuerdo con su procedencia, tal como se observa en el diagrama de la figura 2.

En función de su uso, los materiales se clasifican de la siguiente manera:

a) Permanentes. Son los que se incorporan y forman parte de los trabajos realizados.

b) Temporales. Son aquellos que se utilizan en forma auxiliar para realizar un trabajo específico pero no forman parte integrante. En este último caso, se debe considerar el costo en proporción a su uso, es decir, de acuerdo con n número de usos de acuerdo con la especificación técnica o su vida útil.

Cuando se trate de materiales permanentes, su costo ha de determinarse de acuerdo con las cantidades que deban utilizarse según el proyecto, las normas de calidad y especificaciones generales y particulares de construcción que establezca la contratante, considerando adicionalmente los desperdicios que la experiencia determine como mínimos.

Si se trata de materiales temporales, se debe determinar de acuerdo con las cantidades a utilizarse según el proceso constructivo y el tipo de trabajos a realizar, considerando los desperdicios, el número de usos con base en el programa de ejecución y la vida útil del material de que se trate en virtud de la experiencia que se tenga.

A su vez, los materiales se pueden clasificar de acuerdo con su procedencia:

a) Producidos: son aquellos que se fabrican en el lugar de los trabajos de conformidad con las normas y especificaciones establecidas para su elaboración; generalmente no requieren transporte y almacenamiento.

b) Naturales: aquellos que son extraídos o recolectados directamente de la naturaleza, son transportados y recibidos en el lugar de almacenamiento, y en los cuales se presentan mermas en su transportación y manejo.

c) Adquiridos: son aquellos producidos o comercializados por terceros y que pueden ser entregados en obra o libre a bordo, donde serán recibidos para su almacenamiento o transporte al lugar de la obra de acuerdo con los términos del contrato.

En el caso de que la descripción del concepto del precio unitario especifique una marca como referencia, debe incluirse la posibilidad de presentar productos similares, entendiendo por éstos aquellos materiales que cumplan como mínimo con las mismas especificaciones técnicas, de calidad, duración y garantía de servicio que los de la marca especificada.

La forma en que se reflejará el desperdició será en la cantidad de consumo del material que durante la ejecución del concepto de trabajo ya no es aprovechable, y se calculará como la suma de la pérdida y consumo de material adicional al realizar la actividad o concepto de trabajo. En este caso, también puede aplicarse en un consumo de material que se comercializa en determinada presentación de unidades y donde se requiere una unidad menor a la adquirida, por ejemplo en la compra de un bote de pintura de 19 litros del que únicamente se utilizarán 14 litros.

Para concluir, se resume a continuación el proceso de una buena práctica para estimar el costo del material:

1. Realizar el mercadeo particular.
2. Revisar los términos que presenta la cotización, si indica libre a bordo o puesto en obra:

    • Recordar que “libre a bordo” (LAB) se refiere al costo del material que se considera entregado al comprador en un lugar especificado o convenido por el vendedor, por lo que es importante identificar el lugar de entrega que se establezca en la cotización.
    • El término “puesto en obra” se considera colocado dentro del área de trabajo por el vendedor, especificando los términos y condiciones que regirán para el sitio que se haya destinado.

3. Una vez determinado si se tiene un costo puesto en obra o como libre a bordo, clasificarlo y determinar sus componentes necesarios para tener el costo actualizado en el sitio de los trabajos:

    • Costo de adquisición
    • Mermas
    • Acarreos o fletes
    • Maniobras
    • Almacenaje
    • Derechos de banco o regalías
    • Seguros
    • Aranceles (en caso de aplicarse)

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 632 Marzo-Abril 2018