Fuente: La Jornada/ César Arellano García

  • Critica experto que no esté terminado el estudio de aeronavegabilidad

En ocho meses, la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en la Base Aérea Militar Santa Lucía, estado de México, presentó un avance general de22.5 por ciento. La obra a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional, que inició su primera etapa en octubre de 2019 y se prevé culminarla en marzo de 2022, continúa conforme al programa general de ejecución.

La semana pasada, el gobierno federal informó que comenzó la edificación de la barda perimetral, el montaje de columnas en el inmueble de capacitación, así como la estructura de la finca de las áreas administrativas, de recreación y del cuarto de bombas, por mencionar algunos.

El segundo Informe de gobierno destaca que el AIFA es uno de los proyectos prioritarios más rentables de la presente administración, ya que se convertirá en uno de los activos estratégicos de mayor valor para el Estado mexicano. Su construcción, añade, tendrá considerables ventajas, y la principal es mitigar la alta saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). En 2019, el AICM, el más importante del país, transportó 50 millones 308 mil 49 usuarios, pero se estima que este año la cifra sea mucho menor, debido a la caída de las operaciones a causa del Covid-19.

El Informe presidencial indica que, de octubre de 2019 a junio de este año, el avance de los estudios de aeronavegabilidad era de 45 por ciento y el plan maestro estaba cubierto en su totalidad.

En la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador del 7 de septiembre pasado, el subsecretario de Comunicaciones y Transportes Carlos Alfonso Morán se refirió a los avances en los estudios de aeronavegabilidad para el sistema de puertos aéreos del centro del país, hechos a partir de la entrada en operación de la terminal Felipe Ángeles. Ahí, señaló que se solventó el análisis de navegabilidad, que es absolutamente necesario y es riesgoso no tenerlo completo, porque se habría construido una infraestructura estratégica que no cumple con los objetivos.

Al respecto, Fernando Gómez Suárez, analista del sector, señaló que, si bien el proyecto lleva avances significativos y hay un plan maestro de la obra, el gobierno federal tenía que haber concluido todos sus estudios técnicos previos, entre ellos el de aeronavegabilidad, debido a la importancia que representa el AIFA.

“Hablan de que hay un plan maestro cien por ciento terminado, pero que se vaya cumpliendo es otra cosa. Es la adaptación de un aeropuerto militar que ahora pretende ser complementario al de la Ciudad de México y, como se le dará categoría internacional, lo tendrá que avalar la Organización de Aviación Civil Internacional así como la Asociación Internacional de Transporte Aéreo”.