Fuente: Redacción Obras

  • Pocos trabajadores laboran en el sitio para evitar contagios de COVID-19.

Las labores comenzaron el primer fin de semana de mayo. (Notimex)

El Tren Maya ha comenzado a hacerse realidad. En Palenque, Chiapas, dieron inicio las, por ahora lentas, labores de construcción para edificar una de las obras insignia del actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El 4 de mayo, la maquinaria y pocos trabajadores comenzaron a movilizarse a ocho kilómetros de Palenque Chiapas, para limpiar las vías del extinto Tren Chiapas-Mayab, labor que le costará al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) 27.6 millones de pesos.

La labor es necesaria ya que 41.5 kilómetros del derecho de vía serán aprovechados para el nuevo proyecto. Por lo que se requiere que quede un espacio de 3.15 metros a cada lado.

Por el abandono la vegetación había comenzado a invadir el camino, así que la empresa chiapaneca Coyatoc Construcciones, la cuál ganó el contrato, dejará libre 27.4 kilómetros del tramo 1 Palenque-Escárcega. En tanto que Nexumrail limpiará 14 kilómetros entre Arellano y Mucuychakan, en Campeche, para la segunda sección. Este procedimiento deberá concluirse el 27 de mayo.

“La contratista efectuará desyerbe, en forma manual en zona de selva, rural y urbana con maleza, estando obligado a utilizar al menos 85 por ciento de la mano de obra para la ejecución de este concepto contratando personas exclusivamente de la localidad“, pidió Fonatur.

Los trabajadores que ya operan en la zona están habilitando como campamentos las antiguas estaciones e instalaciones del tren. El número de colaboradores es reducido, ya que se busca no fomentar los contagios de coronavirus COVID-19.

Sin embargo, Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo, aclaró que en el futuro aumentará el flujo de trabajadores en la construcción y se acelerarán las labores. La construcción de los tramos comenzará aproximadamente en septiembre, ya que los contratistas tienen cuatro meses para la elaboración del proyecto ejecutivo.

Posteriormente, dispondrán de 28 meses para concluir el primer tramo. El consorcio ganador del contrato está conformado por Mota-Engil y China Communications Construction Company Limited, Gavil Ingeniería, Eyasa y Grupo Cos.