Fuente: Digital Bricks/ Armando Paredes

“Vivimos una importante etapa de madurez ciudadana y tenemos frente a nosotros un panorama de desarrollo sostenido”, o al menos eso es lo que piensa Eduardo Ramírez Leal, quien a solo tres días de que se llevaran a cabo las elecciones federales y locales pidió a los empresarios del sector, afiliados y colaboradores de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción ejercer su derecho al voto, aunque “de manera razonada”.

Desconocemos en verdad a qué se refería con esto último, pues muy pocos indicios nos dieron los candidatos como para “razonar”, sobre todo cuando la contienda por el “hueso mayor” -como nunca antes- se basó en el desprestigio de cada una de las contrapartes y muy poco pudimos descubrir de sus propuestas (bueno sí, pero fueron las mismas de toda la vida, así que no sería aventurado esperar las realidades de siempre). La voluntad mayoritaria decidió apostarle a lo desconocido y solo nos queda cruzar los dedos, no por desconfianza sino porque por primera vez en nuestra historia el destino del país estará en manos de la izquierda y no sabemos con qué se come eso.

Pero regresando al comunicado del nuevo Presidente de la CMIC, hay algo que llama la atención: por pequeña que sea, cualquier acción orientada a unificar o darle identidad a un gremio -que es vital para la economía mexicana- es la mejor forma de comenzar una gestión como la que acaba de asumir este constructor tamaulipeco.

Esperemos que Ramírez le haga honor a su segundo apellido y pase del discurso a los hechos, empezando por presionar para que el nuevo gobierno le dé seguimiento a las obras que aún están cocinándose (como el NAIM) y defender la idea de que el progreso nacional nada tiene que ver con arrebatos o caprichos políticos, algo que ha caracterizado al “Peje” desde que decidió competir por el trono gubernamental.

Pareciera que, una vez conocidos los resultados de los comicios, el funcionario se levantó muy temprano –al “estilo Peje”- para preparar un breve documento de bienvenida a la nueva administración, destacando que los más de 12 mil industriales afiliados a la Cámara a nivel nacional se comprometen a seguir “trabajando unidos ante este gran escenario de oportunidades”… ¡Que así sea!