Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Del presupuesto federal provendrían 80% de los recursos y se prevé la utilización del material rodante excedente que se tiene para el tren México-Toluca.

El estudio costo-beneficio del proyecto de ampliación del Tren Suburbano de la estación Lechería al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en Santa Lucía, prevé una inversión total de 12,479.4 millones de pesos (de los cuales el 80% pueden provenir del presupuesto federal) y utilizar el material rodante excedente que se tiene para el tren México-Toluca.

El documento elaborado por la firma mexicana ADHOC Consultores Asociados (que también elaboró estudios para el tren transpeninsular, antecesor del Maya), en poder de la Secretaría de Hacienda, concluyó el mes pasado que conviene iniciar su ejecución lo antes posible.

Sin embargo, la propuesta de financiamiento es contraria a la establecida el año pasado en el acuerdo de inversión en infraestructura del sector privado, presentado en el Palacio Nacional, donde se enlistó la obra con un monto de 10,000 millones de pesos.

La decisión final será tomada por las autoridades en las siguientes semanas, toda vez que desean tener la extensión concluida durante el 2022, cuando inicie operaciones el nuevo aeropuerto.

Uno de los retos que enfrenta la ampliación es la obtención del derecho de vía para el trayecto de 23 km en donde habrá cuatro estaciones intermedias: Cueyamil, Los Agaves, Nextlalpan y Jaltocan, para lo cual se prevé destinar cerca de 250 millones de pesos.

“Se considera indispensable que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano o el Gobierno del Estado de México adquieran lo antes posible los terrenos necesarios para la ejecución del proyecto, que se aceleren los trámites legales relativos al cambio de concesión y se supervise de forma adecuada la elaboración del proyecto ejecutivo”, se detalló.

Los trenes de Toluca
La extensión del tren que corre de Buenavista a Cuautitlán (concesionado a la empresa Ferrocarriles Suburbanos) considera también centros de transferencia modal en cada estación, con los sistemas de señalización, control de trenes y telecomunicaciones necesarias para el servicio del transporte masivo de pasajeros.

“El servicio de pasajeros del proyecto parte desde la estación inicial-terminal Buenavista hasta la estación del inicial-terminal del AIFA. En el segmento entre Buenavista y Lechería habrá ascensos y descensos en las estaciones Fortuna, Tlalnepantla, San Rafael, posteriormente el recorrido incluirá las cuatro estaciones. Se considera que el servicio se podrá generar con ocho trenes y dos de reserva”, se precisó.

El año pasado, el ex titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, dijo: se tienen 30 trenes para la operación del tren México-Toluca, cuando por sus características, en el mejor de los casos, se ocuparán 14 unidades.

Por lo anterior, y a petición de la dependencia, se realizó un análisis de compatibilidad el cual resultó ser viable y “solamente se requiere hacer modificaciones en los trenes que representan inversiones mínimas en comparación a la fabricación de nuevo material”.