Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa.

  • El mandatario López Obrador aseguró que el complejo aeroportuario representará una inversión de 75,000 millones de pesos, aunque Hacienda tiene registrado el proyecto con un presupuesto de $82,136 millones.

Luego de un año de haber iniciado, la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en Santa Lucía, Estado de México, registró un avance físico del 40% y financiero del 27% hasta el viernes pasado, por lo que se “está demostrando la capacidad técnica, profesional de los ingenieros militares”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien considera ya a esa obra como un ejemplo de calidad y ejercicio del presupuesto

Hasta junio pasado, la terminal que se planea inaugurar el 21 de marzo del 2022, tenía un avance total del 23% (en el primer trimestre fue del 7%), de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y sobre el total de los recursos ejercidos no hay un dato público.

A pesar de que dicha dependencia tiene registrado el proyecto (que incluye reubicación de instalaciones militares y conexión con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México) con un monto de 82,136 millones de pesos, el Mandatario dijo que el complejo aeroportuario va a representar una inversión de apenas 75,000 millones de pesos.

Durante un recorrido por la zona, calificó como “un fenómeno” que luego de 12 meses se lograra el avance reportado por el encargado de la obra, el Comandante del Agrupamiento de Ingenieros, Gustavo Ricardo Vallejo, y adelantó:

“Voy a pedirles a quienes tienen obras del gobierno federal a su cargo, con todo respeto, que asistan a este frente de trabajo, que vengan a escuchar la explicación de cómo inicia la obra, cómo se está desarrollando, como se está avanzando, la calidad de la obra, el ejercicio del presupuesto, los compromisos que están cumpliendo quienes laboran en esta obra. Este es, al mismo tiempo, un centro de enseñanza y aprendizaje para constructores, esta es la idea que debemos de seguir en nuestro quehacer público”.

La CMIC insiste en participar

Sobre la eventual invitación a visitar la obra, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez, afirmó: claro que los militares saben construir. El Ejército tiene un grupo de ingenieros expertos. Incluso yo he visitado la obra.

Sin embargo, reiteró su intención de que el sector privado pueda participar y, con ello, generar un cierto alivio al sector que enfrenta un mal momento.

“Claro que los ingenieros militares tienen la capacidad, pero seguiremos insistiendo que los recursos públicos se tienen que aplicar como lo dice el artículo 134 de la Constitución (con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados) y no a través de administración directa a través de una Secretaría”, comentó.

Desde su perspectiva, los beneficios de licitar los trabajos son más que evidentes, y si no se hace, los mexicanos tendrán dudas sobre ello. También confió que parte de la infraestructura faltante se realice mediante concursos públicos.