Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Economías en los trabajos ya en marcha permitieron que el monto bajara a pesar de que sumaron un acueducto, obras complementarias y equipamiento no permanente por más de $6,000 millones.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) incrementó durante el último año obras no previstas en la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), en Santa Lucía, Estado de México, por 3,059 millones de pesos y sumó 3,230 millones de pesos para su equipamiento; sin embargo, el costo total se ha fijado en 74,535 millones de pesos, 9% menor a lo que está presupuestado en el segundo informe trimestral sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública del 2020.

El nuevo monto de inversión pública (que incluye un acueducto desde el Valle del Mezquital y obras complementarias) también es el 6% menor a lo establecido a finales del 2019.

“El presupuesto del proyecto de inversión del AIFA modificado en el ABC (análisis costo-beneficio entregado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público) de diciembre del 2019 fue de 79,305 millones de pesos. El 27 de marzo del 2020, a petición de la SHCP se realizó un ajuste por 8,000 millones de pesos, obteniéndose un presupuesto de 71,305 millones de pesos”, explicó la dependencia en una presentación sobre el calendario financiero.

Posteriormente, a solicitud del Comité de Administración del AIFA, se incluyó la compra de equipos requeridos para su operación por 3,230 millones de pesos, con lo cual se estableció el monto actual de 74,535 millones de pesos.

Dicha información contrasta también con lo referido en el Proyecto de Presupuesto de Egresos del 2021, donde el proyecto que incluye la interconexión con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la reubicación de instalaciones militares, aparece con un costo total de 84,956 millones de pesos.

El viernes pasado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador realizó una visita a la zona de trabajo y destacó el avance físico del 40% y la aplicación adecuada del presupuesto.

“Ahora, todo este complejo va a significar una inversión, va a representar una inversión de 75,000 millones de pesos y va a continuar funcionando el actual aeropuerto de la Ciudad de México. Nos estamos ahorrando 225,000 millones de pesos, porque se tomó una buena decisión”, comentó el mandatario.

También le ajustan el presupuesto
Para el 2020, a la Sedena se le asignó un presupuesto de 5,372 millones de pesos porque iniciaría la etapa intensiva de construcción (la primera piedra se colocó en octubre del año previo). En el 2021 se planea asignar 21,314 millones de pesos.

A la fecha, la única fuente de información pública sobre el avance físico y económico de los trabajos es lo que se publica en los informes trimestrales referidos, y ahí se menciona que se ha ejercido este año el 96% del presupuesto asignado, hasta el mes de junio.

El pasado 18 de mayo, en su último informe público sobre el proyecto presentado en el Palacio Nacional, el Comandante del Agrupamiento de Ingenieros, Gustavo Ricardo Vallejo, dijo, sin ofrecer detalles, que ya habían recibido recursos por 14,678 millones, de los cuales habían utilizado cerca de una tercera parte, que tenían en caja 9,710 millones de pesos y que aún les iban a otorgar 25,000 millones de pesos para este año.

Pese a lo anterior, dos meses después, “la SHCP solicitó un reajuste en el monto para el segundo semestre del año fiscal 2020, por lo que, de 18,868 millones de pesos, se redujo en 5,398 millones de pesos, quedando el monto a ejercer en 13,469 millones de pesos”, de acuerdo con información de la Sedena.