Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Existen recursos si fuera necesario acelerar el ritmo de la obra, afirmó la dependencia a legisladores que visitaron la zona.

La construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), “obra única” que el Presidente Andrés Manuel López Obrador consideró el viernes pasado que solamente China puede desarrollar en este momento por su calidad y rapidez, cerró noviembre con una avance físico del 43.6% y financiero del 33.4 por ciento.

De acuerdo con información compartida por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a legisladores que visitaron la zona de trabajo la última semana, les han entregado 25,765.6 millones de pesos para su ejecución, de los cuales solamente se usaron 17,321.1 millones de pesos hasta el mes pasado, con lo que está garantizado que existen recursos si fuera necesario acelerar el ritmo.

El principal destino de la inversión es para materiales constructivos, toda vez que representa el 45.7% del gasto total (a pesar de que se están reutilizando materiales pétreos -principalmente basalto-, tubería y acero del cancelado aeropuerto de Texcoco) y en segundo lugar está el pago de mano de obra.

Hasta septiembre pasado, el aeropuerto se mantenía registrado ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) con un monto total de inversión de 82,136.1 millones de pesos, en lo que representa la única información que se publica sobre el estado de la obra (al cierre de ese mes el avance físico era del 35%).

“Decía yo que es una de las obras más importantes del mundo, sobre todo por la calidad y la rapidez en que se está construyendo. A mí me gustaría que todos los mexicanos pudieran visitar esta obra, no cuando esté terminada, que algunos van a tener oportunidad de hacerlo, sino lo que es una obra en proceso, cuando se trabaja bien, que así quisiera yo que se trabajara en todas las obras, que se cumplieran los plazos, que se ahorrara en el presupuesto destinado a las obras”, dijo el Presidente de la República en su conferencia mañanera.

El nuevo acueducto
Entre las infraestructuras que se han sumado al proyecto original en el último año está la construcción de un acueducto de 55 km que requerirá de una inversión de 1,825 millones de pesos y también está a cargo de la Sedena.

Está planeado que dichos trabajos inicien en febrero próximo y concluyan nueve meses después.