Van 10 por red de distribución eléctrica del NAIM

Ayer estaba previsto el fallo de la licitación para la construcción de la red de distribución eléctrica de media tensión en 23 kilovatios y subestaciones, que incluye el cableado estructurado del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Es un contrato que fluctúa entre los tres mil y cinco mil millones de pesos.

Fuente: Debate/ Darío Celis Estrada

El Grupo Aeroportuario de la CDMX, que dirige Federico Patiño, recibió diez propuestas. El fallo se tuvo que posponer una semana porque hasta las oficinas, le decía ayer, llegaron las huestes de Martín Esparza para armar un mitote. Al puro estilo charro quisieron presionar para llevarse el contrato.

El gremio de Esparza, el Sindicato Mexicano de Electricistas, presentó una postura de cuatro mil 199 millones 958 mil pesos. De 10 fue la séptima más alta. Forman parte del Consorcio Corporativo de Construcción. Digamos que llegaron con el sello de empresarios, pero con las mañas gangsteriles.

Complementan este consorcio la empresa Electricidad Industrial Portuguesa, filial de Mota-Engil, fundada por Antonio Mota, que dirige aquí Joao Parreiro y de la que es socio José Miguel. Asimismo considere a Construcciones Industriales Tapia, propiedad de Juan Carlos Tapia.
La oferta más económica, de dos mil 757 millones, la puso Zilant Renovables aliado a la china Sinohydro, que lleva Jun Liang. Le siguió la regiomontana Arendal, propiedad de Jesús García Pons, con tres mil 137 millones, asociado a la firma italiana Astaldi, de Stefano Cerri.

Después viene ICA Fluor, todavía bajo la férula de Bernardo Quintana, con tres mil 656 millones; Jaguar Construcciones, que lidera Moisés Zecua, con tres mil 766 millones; Isolux, que preside Antonio Portela, con tres mil 821 millones, y Figo Construcciones, con cuatro mil 34 millones.

De igual forma apunte a la mencionada Mota-Engil con el sindicato de Esparza, con los cuatro mil 199 millones; Avanzia, que conduce aquí el ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, con cuatro mil 337 millones; Elecnor, de Rafael Martín de Bustamante, con cuatro mil 725 millones.
Finalmente la propuesta más cara fue la de Acciona, que encabeza José Manuel Entrecanales, con cinco mil 227 millones de pesos. El fallo se reprogramó para el jueves 25 de enero.

MITSUI ESQUIVA
La propuesta financiera de Mitsui para terminar la planta coquizadora de Tula, Hidalgo, fue la más competitiva, pero no está dicha la última palabra para que los japoneses terminen la obra. Y es que la corporación que en Mexico dirige Tatauo Yasunaga, no está segura de llevar como socia en la obra a ICA Fluor porque temen que los cerca de 300 millones de dólares que requiere el proyecto para concluir terminen en la bolsa del grupo que aún preside Bernardo Quintana y sean utilizados para otro propósito. Francamente los nipones preferirían trabajar con otra constructora que no se encuentre en concurso mercantil, como es el caso de la dirigida por Guadalupe Phillips. Y ya lo manifestaron de alguna manera a Pemex, que comanda Carlos Treviño. Como le informé hace unos días, el proyecto de la coquizadora está contemplado para desarrollarse en dos etapas. La llamada empresa productiva del Estado quiere que Mitsui se haga cargo de la nueva fase, cuya inversión se estima en dos mil millones de dólares. La refinería Miguel Hidalgo es la segunda más grande de México. Tiene una capacidad para procesar 315 mil barriles por día. Con la incorporación de la coquizadora Pemex aumentará ahí la producción de gasolinas, diésel y turbosina en un 40%. La construcción de la planta comenzó a finales del 2014 y se estima que con la integración del nuevo socio el proyecto concluya en 2021. Para ICA es vital subirse.

ABENGOA PEGA
Pues con la novedad de que el Consejo de Judicatura acaba de admitir una queja del Banco Base en contra de la Juez Sexto de Distrito en Materia Civil de la CDMX por estar dilatando la aprobación del convenio concursal de Abengoa. Recordará que esta firma española que capitanea aquí Fernando Martínez Salcedo arrastra en México un pasivo cercano a los dos mil 200 millones de pesos, entre deuda en Certificados Bursátiles y bancaria. Hubo relevo en quien lleva el concurso mercantil. La jueza Gabriela Elena Ortiz fue sustituida por María Luisa Cervantes, a quien el banco de Lorenzo Barrera le recetó una queja administrativa por no pronunciarse sobre el estatus de dicho convenio. Ello ha dado pauta a Abengoa para que incumpla lo que acordó con sus acreedores el año pasado, como el inicio de pagos a partir de marzo, amén de que ha acelerado la venta de activos, lo que se constituiría un fraude a acreedores.

LATINA DEFAULT
Los de Perforadora Latina están remando a contracorriente. Este mes se les vence un bono de 300 millones de dólares, por lo que las huestes de Adolfo del Valle Ruiz están batallando para reestructurarlo y evitar el default. Este otro contratista mexicano también fue apretado por Pemex durante la gestión de José Antonio González Anaya. Le cancelaron una de las tres plataformas que arrendaba. En aguas someras tiene un par de jack-ups, La Covadonga y La Santamaría. En este expediente que también corre el riesgo de caer en concurso mercantil figuran otra vez los mismos tenedores de bonos como principales acreedores y que vemos también en Oro Negro de Gonzalo Gil, José Antonio Cañedo White y Luis Ramírez Corzo, a saber los fondos Jupiter, Maritime Finance, ARCM y Seatown.

2018-01-19T09:32:23+00:00 enero 19th, 2018|Comunicaciones y Transportes|