Va Xochimilco contra seis megaproyectos

El director de jurídico y gobierno de la delegación Xochimilco, Gustavo Cabrera, afirmó que en la demarcación hay 34 obras irregulares; sin embargo, seis son referentes a megaproyectos de tipo habitacional y comercial, por lo que ha incrementado los proceso de verificación, suspensiones y clausuras, así como denuncias legales en el Tribunal de lo Contencioso de la Ciudad de México para detener estas edificaciones.

Fuente: Milenio Diario/ Cinthy Stettin

En entrevista con Milenio, el funcionario delegacional detalló que algunos de estos proyectos inmobiliarios que le preocupan a la demarcación son la Plaza Comercial Terraza Arenal, Panadería Indupan, Plaza Combo Xochimilco y Paseo Xochimilco.

Esta última, en Prolongación División del Norte casi esquina con Redención, en el Barrio de San Marcos, es un proyecto de la empresa Gicsa que pretende edificar locales comerciales en 55 mil 900 metros cuadrados y contará con un enorme estacionamiento en el sótano.

Los trabajos para la construcción de este centro comercial iniciaron en 2015 y el terreno pertenecía a una agencia automotriz. En su página de internet mencionan que se encuentran en una “excelente ubicación debido a la ausencia de grandes cadenas departamentales y comercio organizado, bajo un concepto de gran modernidad y funcionalidad en la zona”.

También señala que se encontrará a poca distancia del centro histórico de la demarcación, del embarcadero de Cuemanco y del Tren Ligero. De acuerdo con el funcionario de la delegación Xochimilco, este mall solo cuenta con una manifestación para demolición y limpieza de terreno, por lo que “estamos verificando que no desarrolle actividad constructiva, pues tendrá un impacto negativo en los servicios básicos”.

Cabrera manifestó que el año pasado la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) les solicitó a las autoridades delegacionales una opinión técnica sobre el proyecto comercial y la respuesta fue una “opinión negativa; por la información que se nos dio habría un impacto negativo para la comunidad”.

“Los vecinos nos visitan y nos manifiestan preocupación por la obra, de que las calles de su colonia se conviertan en paso de transportes de carga y pesado. La otra, que haya afectaciones a las estructuras de sus viviendas; además, las condiciones del manto freático se encuentran a una profundidad muy cercana”, expresó.

Cabrera advirte que para que los desarrolladores obtengan una manifestación de obra para construir, deberán presentar los estudios de impacto ambiental y urbano, “que tomen en cuenta los aspectos reales que va a generar la construcción, empezando por infraestructura hidráulica, porque las tuberías están hechas para dotar a pueblos y barrios, no a megaproyectos”.

El director de jurídico y gobierno de la delegación Xochimilco dijo que en primer lugar se deberán realizar las medidas de mitigación al inicio de las obras y no al final del proyecto, porque “después de concluidos los trabajos, ya no reportan estas medidas en beneficio de la comunidad y se olvidan del tema”.

2017-06-05T08:33:01+00:00 junio 5th, 2017|Construcción|