Fuente: Mural/ Nallely Hernández

Para que las obras de infraestructura que se hagan anticipadamente sean un real detonador del crecimiento económico se deben diversificar los proyectos y no enfocarse en carreteras o energía como se perfila en el proyecto de presupuesto 2020.

Así lo señalaron miembros de la industria y especialistas, quienes insisten en la necesidad de abarcar varios segmentos de obra pública.

Alan Trejo, secretario técnico de la presidencia de Canacar, opinó que para que la inversión en carreteras sea determinante en el crecimiento económico es necesario seleccionar adecuadamente los proyectos a impulsar.

“Dentro del presupuesto se tiene considerado un monto importante para la remodelación, el ajuste y los nuevos proyectos de carteras, sin embargo, entre ello, no necesariamente debe destinarse un recurso muy importante a tramos carteros que quizá no sean indispensables”, comentó ante diputados.

Señaló que debido a la importancia de la infraestructura para el transporte de mercancías es importante que el presupuesto se canalice a las vías que detonen una mejor logística.

Alejandro Ruiz, socio líder del sector construcción de KMPG, opinó que si bien el plan de adelantar las obras del presupuesto 2020 es positivo, éste se concentra en mantenimientos y no tanto obras nuevas, por lo que es necesario medir cuál será el impacto que tendrán los caminos seleccionados.

Consideró que deben ser tramos donde hay un alto tráfico o alta demanda de los usuarios.

Eduardo Ramírez, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), opinó que las obras del sector energético, que acaparan una buena parte del presupuesto de 2020, no deben ser las únicas, pues se descuidaría el resto de la infraestructura del País, como hospitales, escuelas, entre otros inmuebles.