Fuente: El Economista/ Héctor Molina

El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del estado de Campeche (Semarnatcam), Roberto Alcalá Ferráez, afirmó que la construcción del Tren Maya no tendrá consecuencias importantes en materia ambiental, aunque alertó que se deberá poner atención en el impacto que genere cuando comience operaciones al público.

En conferencia de prensa en la Cámara de Diputados, el funcionario estatal indicó que, en principio, el impacto ambiental de la edificación del Tren Maya será reducido, ya que se construirá sobre el derecho de vía de la carretera ya construida.

“Campeche es el estado que más va a participar en el Tren Maya y nosotros lo vemos como una oportunidad. Indudablemente la carretera ya está construida, va a tener un impacto muy menor. De todos los incendios forestales anuales generan mayor impacto que lo que provoca el Tren Maya”, puntualizó.

No obstante, Alcalá Ferráez refirió que el reto estará en la operación del tren una vez que ya esté construido y entre en funcionamiento.

“Evidentemente la intención es trasladar el turismo de la Riviera Maya hacia la selva; tenemos que establecer las capacidades de carga que la selva tiene para poder atender a estos turistas que pretenden llevar por Fonatur (Fondo Nacional de Fomento al Turismo) y por el gobierno federal a los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán”, dijo.

Otro factor que se deberá de analizar, resaltó, es la especulación que se pueda dar sobre los precios de los terrenos colindantes a la construcción del proyecto ferroviario.

Se deberá vigilar “que no haya especulación en los predios para que el gran capital no llegue y arrase, para eso nos estamos preparando a fin de que con un modelo de gobernanza vayamos definiendo cómo lo vamos a hacer: si lo hacemos bien, va a salir bien”, apuntó.

El titular de Semarnatcam mencionó que el proyecto del Tren Maya, que supone una inversión de más de 7,000 millones de dólares y 1,525 kilómetros de vía, ha sido modificado casi en su totalidad, derivado de las opiniones de expertos en impacto ambiental.

“Desde el primer proyecto que vi en octubre del año pasado como teoría ambiental al que van ahora, que se va a licitar, se ha modificado en casi 70 % ante las opiniones de todos los que somos ambientalistas y queremos que se haga bien”, sostuvo.

Fortalecimiento
Por otra parte, sobre la mala calidad del aire que se ha registrado en la Ciudad de México y los incendios forestales en el interior de los estados del país, la diputada que preside la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, Beatriz Manrique Guevara, aseguró que se debe fortalecer el presupuesto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“En el caso federal, vemos a la Profepa con muchas limitaciones presupuestales para poder generar la inspección e iniciar los procedimientos, entonces, es un tema de presupuesto y facultades concurrentes en donde me parece que los estados están haciendo un gran esfuerzo en incrementar su presupuesto, y lo que no podemos aceptar es una disminución en ese esfuerzo por parte del gobierno federal”, manifestó.