Fuente: El Economista/ Viviana Estrella

El proyecto del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro (TAV) se mantiene en cartera del gobierno federal, analizando la forma en que podría concretarse.

El proyecto requiere de una inversión estimada en 50,000 millones de pesos, explicó el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, tras añadir que se analiza seriamente llevarlo a cabo.

“Lo tenemos en cartera, pero no tiene todavía asignación. No tenemos todavía recursos, pero sí lo estamos considerando muy seriamente”, declaró el secretario federal.

Actualmente, no se cuenta con recursos para este proyecto, por lo que descartó que sea considerado para el ejercicio fiscal en curso. No obstante, se analizan alternativas para desarrollarlo.

“En este momento no tenemos recursos para eso, pero estamos buscando alternativas”, refirió Jiménez Espriú.

El TAV fue uno de los proyectos planteados por la pasada administración federal, pero se quedó en vilo.

A la continuación del TAV le anteceden los diversos actos de conflicto de intereses y de opacidad que caracterizó a las licitaciones y la consecuente suspensión de proyectos, mismas que derivaron en que en la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados federal se integrara una comisión especial para revisar el proceso de licitación, emisión de fallo y cancelación, para construir el Tren México-Querétaro.

Objetivos
El Análisis Costo-Beneficio del TAV México-Querétaro, publicado en abril del 2014, expone que uno de los objetivos del proyecto es mejorar la movilidad entre las ciudades de México y Querétaro, por medio de la construcción de un tren de pasajeros de alta velocidad, reduciendo el tiempo de viaje a una hora entre ambas ciudades.

“La autopista México-Querétaro, es una de las principales vías de comunicación a nivel regional, que forma parte del eje carretero Querétaro–Ciudad Juárez y México–Nuevo Laredo, a partir del cual se mueve un importante flujo de personas y mercancías (…) Sin embargo, también es una de las vías que registra mayor número de accidentes (…) Atendiendo al dinamismo económico que presenta la región del Bajío, se hace indispensable ampliar y mejorar la infraestructura y condiciones de movilidad desde y hacia la capital del país”, puntualiza el documento.

La expansión descontrolada de la mancha urbana, el acelerado crecimiento en la tasa de motorización, el dinamismo que se vislumbra para Ciudad de México y la región del Bajío, específicamente Querétaro, así como los altos costos de inversión en los que se tendría que incurrir para continuar ampliando las avenidas de salida y entrada a la zona metropolitana de Ciudad de México, son los principales factores que justifican la construcción del TAV.