Fuente: Reforma/ Nallely Hernández

Para la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) hasta el momento el nuevo Gobierno se ha enfocado en la presentación de programas sociales lo cual puede restar recursos a la inversión física.Por ello, para Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional del organismo, es relevante estar al pendiente de los recursos destinados a la a inversión en obras que se plantee en el próximo Presupuesto.

“¿Qué nos han dicho algunos miembros del equipo de Andrés Manuel? Que habrá más inversión. Nos preocupa nada más lo que se ha dicho de los programas sociales”, comentó en conferencia.

“Hicimos un análisis en nuestra Cámara y observamos de todo los programas sociales, de los que se nos anunció que representan alrededor de 300 mil millones de pesos en un año, según los programas que tenemos en nuestro Centro de Estudios Económicos de la Construcción ojalá nos equivoquemos es mucho dinero”.

Ante dicho panorama, para la CMIC lo ideal es que los recursos que vayan a programas sociales deriven de los ahorros planteados en el gasto corriente, así como los que se puedan obtener por la venta de activos.

Para la CMIC es relevante que la inversión en obras se dinamice por su impacto en la generación de empleos así como en el efecto por incidir en 172 de 266 sectores económicos.

De acuerdo con la Cepal, la recomendación de inversión en infraestructura es de entre el 5 y 8 por ciento del PIB, por lo que, de acuerdo con Ramírez Leal, esperan ver que al menos se cumpla la propuesta del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador de invertir el 4 por ciento.

“Nosotros en alguna de la reuniones que tuvimos con el licenciado Andrés Manuel se hablaba de que se iba buscar llegar al 4 por ciento del PIB, esperemos ver que dentro de la propuesta que nos entregarán a mediados de diciembre se rebase lo que hoy tenemos”, expresó.

El presidente de CMIC recordó que la inversión para este año fue de 625 mil millones de pesos, cerca del 2.1 por ciento del PIB, por lo que el crecimiento de la industria de la construcción estaría apoyada en la inversión privada.