Fuente: La Razón/ Berenice Luna

  • IP ve viable proyectos de infraestructura; Concamin recomienda incluir a la Banca de Desarrollo y elevar el contenido nacional en las compras del Gobierno; confían que desarrollo se detone en 2020

La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) aseguró que la economía mexicana podrá crecer a una tasa promedio anual de 5.0 por ciento, si el gobierno federal toma en consideración algunas propuestas encaminadas a fortalecer a la industria mexicana.

En conferencia, el presidente de la Concamin, Francisco Cervantes, mencionó que existen posibilidades para que la economía logre una expansión superior al 4.0 por ciento previsto por el Presidente Andrés Manuel López Obrador dentro del Plan Nacional de Desarrollo (PND); no obstante, es necesario que se promueva la inversión, la participación de la Banca de Desarrollo en proyectos de infraestructura, y que se incremente el contenido nacional.

“Es importante señalar que siempre el primer año de gobierno, en lo que se ajustan y se acomodan las cosas, no hay crecimiento; casi siempre será a partir del segundo y nosotros a partir del segundo año considerando nuestra propuesta de política industrial, tenemos todas las bondades para crecer al cinco por ciento anual y al promedio sexenal sea de seis por ciento”, aseguró.

En el evento estuvo presente el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), José Luis de la Cruz, quien precisó que uno de los objetivos principales que se deben alcanzar para lograr esto, es que la inversión pública y privada como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) sea de 30 por ciento, ya que se encuentra en un promedio de 22.1 por ciento.

El director del IDIC agregó que la Banca de Desarrollo en la construcción de los proyectos de obra prioritarios por parte del gobierno, como el Tren Maya, el corredor Transístmico y la construcción de caminos rurales, será indispensable, por lo que deberá de incrementar su participación de 0.5 a 4.0 por ciento del PIB.

El Plan de 22 propuestas señala que la formación de capital fijo como proporción del PIB se incrementará de 22.1 por ciento, en 2018, a 25 por ciento en 2024.

Refiere además que se deben eliminar prácticas como la competencia desleal en las obras de infraestructura pública; transparencia en los beneficios fiscales a la maquila; productividad en función de la vinculación entre firmas, universidades y proyectos del sector público federal, y fomento a las patentes de los mexicanos.

De igual manera, participación de empresas mexicanas en todas las obras del sector público federal; generación de energías limpias con insumos nacionales, y crecimiento económico, competitividad industrial para el desarrollo, competitividad industrial para el desarrollo y adoptar la métrica de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) a nivel estatal.

Además, propuso elevar el contenido nacional al 80 por ciento de alimentos y bienes utilizados en el sector turístico mexicano; la formalización de la actividad productiva del reciclaje; cien por ciento de escuelas públicas con agua, drenaje, luz eléctrica y obras de calidad construida con insumos y firmas locales, con empleo para las personas de las comunidades.

Asimismo, acceso al agua potable y drenaje con la construcción de infraestructura con empleo para las comunidades y hecho por empresas mexicanas y con el 100 por ciento de insumos nacionales, generar vivienda digna con infraestructura nacional; y desarrollo regional.