Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

De todos los sectores productivos de México,el de la construcción reporta los índices más altos de accidentes, por lo que la seguridad es uno de los temas que más preocupa a las empresas dedicadas a esta actividad.

La construcción es una de las actividades más importantes de la economía mundial, tanto por su aporte a la riqueza de los países como por las plazas de trabajos directas e indirectas que genera. Sin embargo, es también uno de los sectores con los índices más altos de accidentes. Según estudios del Instituto Mexicano del Seguro Social, hay más de 37,000 accidentes y alrededor de 220 personas fallecidas anualmente dentro del sector de la construcción, sucesos que en su gran mayoría se podrían evitar y prevenir con medidas de seguridad.

El problema radica en que muchas empresas dedicadas a la construcción aún consideran a la seguridad como un gasto y no como una inversión. Para solucionarlo, es necesario generar conciencia sobre el impacto que la seguridad tiene en la productividad de los trabajadores y, sobre todo, conocer los costos que implica el no prevenir.

Los empleadores suelen pensar que los sistemas de seguridad y prevención pueden ser costosos, por lo que confían en que sus trabajadores velen por sí mismos. Sin embargo, esto no siempre es así y, en consecuencia, las muertes y los accidentes generan grandes gastos que las empresas están obligadas a cubrir.

Al respecto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sostiene que el costo ocasionado por los accidentes laborales, en forma de ausencias al trabajo, tratamientos y prestaciones por incapacidad y fallecimiento, representan aproximadamente 4% del PIB mundial. Por ello, recalca que una sólida cultura de prevención en materia de seguridad es algo positivo, tanto para los trabajadores como para las arcas de las empresas y los gobiernos.

En este contexto, han surgido y tenido un importante crecimiento compañías destinadas a brindar soluciones en seguridad industrial, especializadas también en la instalación de protecciones colectivas capaces de proporcionar un nivel de resguardo óptimo para todos los trabajadores en obra. Son estos especialistas quienes dominan el control de seguridad en obra y la ejecución de sistemas de seguridad industrial, y se dedican a preservar la integridad física y la salud del personal basándose en la prevención, identificación, evaluación y corrección de los peligros a los que están expuestos los trabajadores en el cumplimiento de sus actividades laborales diarias.

Según el estudio “Retorno de la inversión de la gestión de riesgos en la construcción” de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia, la inversión en seguridad puede ahorrar montos significativos de la cantidad destinada a incidentes en la construcción, lo que podría generar un retorno de entre 30 y 46%. Esto demuestra que el aumento de la inversión en seguridad trae beneficios económicos a esos proyectos, además de reducir tiempos, optimizar labores y prevenir pérdidas humanas, factores que impactan positivamente en la productividad y reputación de las empresas.

La mayor causa de accidentes

Todas las cifras y estudios revelan que las caídas son la mayor causa de accidentes en las actividades de construcción de altura. Trabajar en altura significa hacerlo a más de 1.8 metros sobre el suelo y en cualquier lugar donde una persona podría caer y ocasionarse serias lesiones si no se toman las medidas necesarias. Así pues, trabajar en estas circunstancias no es algo que deba tomarse a la ligera.

Según la OIT, las caídas representan el 50% de todas las muertes relacionadas con esta actividad. No hay distinción entre caídas bajas y altas; por lo tanto, en cualquier trabajo en altura se requieren precauciones para prevenir o minimizar el riesgo de lesiones por este motivo.

Las protecciones colectivas evitan riesgos de accidentes mediante el empleo de sistemas de seguridad como redes anticaída, material PVC y estructuras metálicas. Pero además de contar con protecciones colectivas óptimas, es fundamental asesorarse con empresas y profesionales especializados, encargados de capacitar al personal en el ensamblaje y uso de dichos sistemas. A continuación se presentan las principales recomendaciones para cualquier proyecto de construcción:

  • Cuando no sea posible adquirir una plataforma de trabajo que evite caídas, como andamios torre o plataformas seguras de trabajo, deben usarse medidas de prevención como redes o sistemas personales de detención de caídas.
  • Siempre que se usen arneses, deben estar disponibles métodos que permitan que las personas sean rescatadas en caso de que caigan y queden suspendidas en su arnés. Los proveedores de arneses pueden proporcionar equipos de rescate y capacitación.
  • Evitar que las escaleras se resbalen garantizando su estabilidad. Deben utilizarse principalmente para el acceso y solamente como lugares de trabajo cuando sean seguros, ligeros o de corta duración.
  • Al seleccionar un sistema de trabajo en altura, deben responderse preguntas como: ¿hay un espacio debajo de las redes para evitar lesiones a quienes caigan en ellas?, ¿hay suficiente espacio libre para que la eslinga o el carrete se despliegue?
  • Antes de cualquier trabajo en altura, debe contarse con permisos y comprobar que exista espacio libre para el equipo, tomando en cuenta detalles como las líneas eléctricas, que pueden re-
    presentar un riesgo al montar andamios.

.

Las mejores formas de evitar accidentes

Evitar que ocurra un accidente es la mejor manera de proteger a los trabajadores de una fatalidad o lesión por caída; en términos técnicos se habla de “sistemas de prevención de caídas”. Empero, si la prevención no es posible, la siguiente opción es utilizar protecciones contra caídas, conocidas como “sistemas de detención de caídas”, que tienen como objetivo detener a un trabajador en pleno descenso.

En los párrafos siguientes se detallan los principales dispositivos para prevenir accidentes y resguardar la seguridad de los trabajadores en actividades de construcción (véanse figuras 1 a 4).

.

Sistemas de prevención de caídas

Son dispositivos que eliminan o minimizan la posibilidad de caída de un trabajador mientras realiza sus actividades. Para que sea efectiva, la prevención debe planificarse cuidadosamente y tener lugar en la etapa de diseño, a fin de que los sistemas sean instalados antes de que lleguen los trabajadores a la obra.

Barandillas. Las barandillas protectoras son excelentes métodos de protección contra caídas; de hecho, son la mejor opción porque eliminan el riesgo de caídas poniendo una barrera entre el trabajador y el borde.

Sistema de posicionamiento o de restricción de desplazamiento. Permite que un trabajador se desplace lo suficientemente lejos para llegar al borde, pero no tan lejos para caerse. Un sistema típico de restricción de desplazamiento incluye arnés de cuerpo entero, eslinga y una línea de vida.

Sistemas de detención de caídas

Si no es práctico o posible instalar sistemas de prevención de caídas, como barandillas o sistemas de posicionamiento, los trabajadores expuestos a peligro de caída deben estar protegidos por los mejores métodos de protección posible, tales como:

  • Sistema de restricción de caídas. Se entienden como una combinación de sistemas de posicionamiento de trabajo (silla de contramaestre, columpio, cinturón de posicionamiento de trabajo, entre otros) y un equipo de detención de caídas (agarraderas de cuerda y cinturones de escalada de postes de liniero, entre otros.
  • Sistema de detención de caídas. Su objetivo es evitar que un trabajador, en caso de caída a una mayor altura, llegue a golpear el suelo o cualquier objeto o nivel por debajo de donde el sistema se encuentre. Incluye un arnés de cuerpo entero óptimo para detención de caídas, una eslinga equipada para absorber el impacto y un soporte fijo adecuado.
  • Redes de seguridad. Son medios de protección colectiva empleados en las obras de construcción para impedir o limitar la caída de personas y materiales desde la altura. Cabe destacar su buena capacidad de deformación, pues permiten una retención eficaz con niveles óptimos de amortiguamiento. Su confiabilidad dependerá de su apropiada instalación, que únicamente estará asegurada por la especialización del personal que la realice.

Conclusión

Como se ve, existen varios tipos de dispositivos y sistemas de seguridad y, a su vez, cada uno de ellos tendrá especificaciones diferentes para cada necesidad. Lo importante de este tema es crear conciencia sobre la importancia de la seguridad y abordarla desde el campo de la responsabilidad y la ética, y estar al tanto además de todos los beneficios que trae consigo adoptar estas medidas. Sin duda la seguridad es la mejor inversión que puede realizar una empresa dedicada a la construcción.

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 638 Marzo-Abril 2019