Fuente: El Economista/ Jorge Monrroy

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) será la responsable de los trabajos de construcción de dos pistas y una terminal aérea comercial en la base militar de Santa Lucía, lo que implicará una inversión de 70,000 millones de pesos y para el próximo año se ha comprometido un presupuesto de 21% de ese monto.

  • El titular de la SCT presentó al presidente el proyecto ejecutivo, que no se ha hecho público hasta el momento.

El anuncio matinal causó desaliento entre los afiliados de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), que veían en ese aeropuerto una obra a desarrollar en el corto plazo y donde podrían participar, por lo que su presidente, Eduardo Ramírez, pidió al mandatario reconsiderar la decisión.

“Todos queremos al Ejército en temas de seguridad nacional, incluso hay obras que tienen que ver con eso y lo aplaudimos porque tienen experiencia, pero éste (un aeropuerto comercial) no es el caso”, dijo el empresario en entrevista.

Sin embargo, de acuerdo con el plan de gobierno, el presidente recibió por la tarde de este jueves en Palacio Nacional al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú; al director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Gerardo Ferrando Bravo, así como a funcionarios de la Sedena, quienes le presentaron el proyecto ejecutivo de Santa Lucía.

“El Ejército va a construir el nuevo aeropuerto en Santa Lucía, en la base militar. Ellos tienen capacidad para hacerlo y se les están asignando ya recursos en el presupuesto que está por aprobarse. Con ese propósito estamos confiando al Ejército la construcción”, reiteró Obrador.

Este lunes, en un programa de televisión, se anticipó que el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, dijo en Nayarit que tendrían a su cargo la construcción de la terminal y que enfrentarían riesgos, porque hay mucho dinero involucrado y porque no iban a participar las compañías constructoras, “que a lo mejor se llevan muchas ganancias, pues nosotros no vamos a ganar nada, (sólo) lo que cuesta la obra. Los ingenieros ya reciben su sueldo, entonces va a ser mucho más económico”.

Generamos empleo: CMIC
El presidente de la CMIC dijo que entre los argumentos de la necesidad de que las empresas participen en la terminal está el hecho de garantizar la libre competencia en las licitaciones, generar empleos y reactivar un sector que se ha visto afectado por el bajo ritmo de la obra pública. “No queremos entrar en conflicto con el gobierno. Es nuestro deseo colaborar para que le vaya bien al país. La verdad es que los constructores estamos muy atentos por participar en todas las obras. Recientemente estuvimos en Dos Bocas, Veracruz, donde se habló de la inversión que se hará para el tema de refinación. Ahí se dijo que habría participación de empresas mexicanas en ese plan, igual que en el Tren Maya y carreteras. Eso nos gusta, porque es algo que hemos pedido desde hace tiempo”, comentó Ramírez.

Desde su perspectiva, no es que haya falta de capacidad técnica en la Sedena sino que en la cámara están agrupadas las empresas formales del sector que han construido obras en el país los últimos 65 años.

Además, refirió: “El Ejército no genera el circulo virtuoso de que los impuestos se canalicen para inversiones en infraestructura. Hay un poco de desaliento entre los afiliados”.

¿Qué opina del argumento de que si construye la dependencia será más bajo el costo de la terminal?

Lo respeto, pero puedo decir que los contratistas somos los que generamos el crecimiento económico en nuestro país por la generación de empleo y por la repercusión en diferentes ramas industriales. También queremos decir que no es de nuestro interés ser subcontratadas para algunos trabajos de la terminal. No quiero entrar en controversia con el Ejército, pero las empresas tenemos un compromiso con nuestros trabajadores y la sociedad, para eso nos creamos.

Agradecimiento a los bonistas
En su conferencia matutina, el primer mandatario indicó que si bien falta negociar los contratos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y el Fideicomiso de Inversión en Energía e Infraestructura, ahora que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ya alcanzó un acuerdo con los tenedores de bonos del aeropuerto cancelado de Texcoco, ahora sí es posible iniciar la obra de Santa Lucía.

“Esto nos preocupaba un poco, porque de lo contrario iba a significar pleitos, litigios y retrasar nuestra acción para resolver en definitiva el problema de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México”, refirió.

“Hay grupos que se dedican a la especulación, yo no quiero utilizar la expresión que usualmente se aplica en estos casos, pero se alejó, se ahuyentó a quienes podían tener posibilidades de especular”, refirió.