Se encarece hasta 17% la construcción en México

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) informó que la actividad del sector sufrió una contracción en el primer bimestre del año.

Fuente: Milenio Diario/ Roberto Valadez

  • Pegan recortes al gasto y precios de gasolina, cemento y acero

Gustavo Arballo, presidente del organismo, indicó que aún no se tiene la cifra exacta, pero señaló que factores como los recortes presupuestales y la incertidumbre por la relación con Estados Unidos han pegado muy fuerte.

Explicó que debido a que los estados tardan en publicar las licitaciones de proyectos de infraestructura se pierden los primeros meses del año, por lo que es hasta mayo cuando la actividad en el sector empieza con fuerza.

A las autoridades de las diversas entidades les ha costado trabajo disponer de los recursos que les otorga el gobierno federal, por lo que las obras comienzan mucho después, mencionó.
El presidente del organismo.

La relación con EU es también un factor que afectó la marcha del sector al inicio de año señaló que ante el complicado escenario han optado por acercarse a los gobiernos de diversos estados para negociar que los procesos en las obras de infraestructura se adelanten, a fin de que se pueda revertir el ambiente negativo.

En este sentido, el representante del sector informó que otros aspectos que han afectado son el incremento en el precio de la gasolina y en los insumos necesarios como el acero y el cemento.
Por otro lado, el directivo indicó que como resultado de los ajustes de precios, los costos de las construcciones han aumentado entre 12 y 17.5 por ciento.

Arballo mencionó que para 2017 la perspectiva de crecimiento para toda la industria está entre 0.5 y menos de 1 por ciento.
El presidente de la CMIC recordó que el próximo 15 de marzo realizarán el segundo de los ochos foros que tienen contemplados, los cuales servirán para tener un documento que defina los planes de obras de infraestructura que se concretarán hacia 2030.

La incertidumbre no cesa. Si bien este año es para invertir y saldar deudas, ¿qué pasa si habíamos pensado en un automóvil nuevo?
Todavía es buen momento para comprarlo, me dijo Guillermo Prieto Treviño, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Las razones son varias. El dólar está caro, pero los autos en México todavía no reflejan el golpe al tipo de cambio. En general, los precios han subido alrededor de 4 por ciento, explicó Prieto; el dólar versus el peso, más de 20 por ciento. Los autos son más baratos en México que en EU, algunos hasta 50 por ciento.

Las compras no se detienen; en enero subieron 3 por ciento, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. En febrero se vendieron más de 120 mil unidades.

Si las tasas están subiendo, ¿cómo pagarlo? El financiamiento se utiliza para la compra de siete de cada 10 coches en México. Hasta ahora, aún con el alza de tasas (en marzo se espera que Banxico haga un incremento más de 25 puntos base) el financiamiento es viable, dijo Prieto. La competencia entre las instituciones financieras es tal que no se han visto —como con el precio de los autos— ajustes muy graves. La clave está en hacer la compra adecuada y la matemática correcta. El auto debe ser el que necesitamos y el pago mensual no debe alterar nuestros gastos fijos. La suma de todas nuestras deudas, incluida la del crédito automotor, no puede ser mayor a 30 por ciento de nuestros ingresos antes de impuestos.

“No hay que comprar solo porque el vendedor dice que “ahora” sí van a subir las tasas”, dijo Prieto, hay que hacer una compra pensada que haga sentido patrimonial y financiero. Si estaba planeada y hay dinero para un enganche de por lo menos 20 por ciento, adelante, todavía se vale comprar un auto.

2017-03-09T13:59:48+00:00 marzo 9th, 2017|Construcción|