Fuente: La Jornada/ Dora Villanueva

El gobierno federal tiene el derecho de poner a reserva toda la información correspondiente al aeropuerto de Santa Lucía, pero dichos documentos se darán a conocer en una semana o dos, aseguró Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Los amparos contra el aeródromo de Santa Lucía implicaron para el gobierno federal un “impasse problemático” que provocó catalogarlo como seguridad nacional, pero por instrucciones del Presidente de la República no se reservará un solo documento. No se ocultará nada, destacó al comparecer ante la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado.

Dichos documentos se han estado difundiendo desde el jueves pasado, cuando el jefe del Ejecutivo hizo la segunda inauguración de dicha obra. La Secretaría de la Defensa Nacional tendrá a su cargo la plataforma con los documentos públicos.

Miguel Ángel Mancera, quien era jefe de Gobierno de la Ciudad de México cuando se definió la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), consultó si era posible usar las pistas dos y tres de dicha obra por tener avances de 69 y 52 por ciento, respectivamente.

Son problemas que usted conoce mejor que yo, respondió el secretario al ahora representante del grupo legislativo del Partido de la Revolución Democrática en la cámara alta. El diseño del espacio aéreo no acepta ningún aeródromo en función a la par del NAIM. Mitre fue muy categórico al respecto, enfatizó Jiménez Espriú.

Agregó que, hasta el momento, no hay pistas en Texcoco y los avances reportados se ciñen a la base de precarga. Ahora, al hacer modificaciones a Santa Lucía, no hay posibilidad de colisión en los aviones que viajen entre Toluca, Ciudad de México y Santa Lucía.

Por ahora el proyecto del espacio aéreo contempla que los tres aeropuertos cuenten con operaciones locales e internacionales, volviéndose centros de conexión.

En la comparecencia, detalló sobre el tren México-Toluca: la obra requería una inversión de 30 mil millones de pesos. A la fecha, con un avance de 86 por ciento, ha absorbido 64 mil millones y se requieren 27 mil más para terminarla en tres años.

Si bien se ha triplicado la inversión original, arrastra muchísimos problemas de derecho de vía en el tramo que va de Santa Fe a la Ciudad de México y otros de carácter social. Pese a ello, a diferencia del NAIM en Texcoco, es más conveniente terminarla, expresó el secretario.

Frente a los legisladores destacó, sobre la SCT que recibió de Gerardo Ruiz Esparza, que en todas las dependencias hemos encontrado irregularidades, y eso ya se tiene contemplado en el órgano interno de control y en la Secretaría de la Función Pública. Serán esas instancias las que actuarán en consecuencia.

Advirtió: “Los responsables deberán asumir las consecuencias. No seremos cómplices de ninguno de sus actos.

No se tolerará en este tema la menor desviación, dijo como parte del análisis del primer Informe.