Fuente: El Universal/ Noé Cruz Serrano

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, armó que durante este sexenio el presupuesto federal en el sector será ligeramente superior a los 600 mil millones de pesos con el propósito de estimular la participación de la iniciativa privada.

Comentó que en el primer año de la administración se canalizarán 70 mil millones de pesos a varios programas carreteros, aeropuertos, ferroviario y telecomunicaciones.

Explicó que se invitará a la iniciativa privada a participar con 20 o 25 pesos por cada peso que el sector público invierta del presupuesto público, para preservar el control del Estado sobre las concesiones.

Jiménez Espriú reconoció que “tenemos muchas necesidades de infraestructura”, por lo que se trabaja en varios proyectos: “Vamos a reactivar a la marina mercante y las carreteras”; se participará en el desarrollo integral del Istmo de Tehuantepec, fundamental para el desarrollo del sureste, así como en el Tren Maya y pavimentación de 300 caminos a cabeceras municipales.

Asimismo, se trabajará en la conservación y mantenimiento de la infraestructura de transporte y la continuación de obras útiles en proceso, porque el país está “lleno de obras a medias, paradas, de muchos años y que no se pueden utilizar adecuadamente, éstas se tienen que terminar para darle eciencia a los recursos que se han invertido”.

El titular de la SCT enfatizó que se dará atención a la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, éste se rehabilitará; se impulsará el de Toluca que tiene capacidad para 4 o 5 millones de pasajeros y hoy sólo mueve a 600 mil usuarios, y se construirá en Santa Lucía una tercera terminal. Estas terminales tendrán operaciones nacionales e internacionales.

Otro de los proyectos será la conectividad universal a internet de banda ancha para el desarrollo de redes de comunicaciones, esencial para la seguridad, la educación, la salud pública, la cultura y la comunicación, dijo.