Fuente: Reforma/ Moisés Ramírez

Nuevo León ocupa el lugar 31 de 32 Estados en aplicar recursos federales para obra pública este año y corre el riesgo de perder los casi 2 mil millones de pesos que no ha utilizado, advirtió el sector de la construcción.

Un análisis del Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (Ceesco) revela que, de la bolsa de 3 mil 663 millones de pesos que el Congreso federal asignó al Estado para obra civil en el 2018, hasta el mes de agosto el Gobierno de Jaime Rodríguez sólo llevaba ejercido el 45.7 por ciento, equivalente a unos mil 674 millones de pesos.

Se trata de recursos de cuatro fondos para infraestructura social y básica contenidos en el Ramo 33, que es de transferencias y participaciones a Estados y municipios.

El estudio, elaborado con las cifras más recientes de la Secretaría de Hacienda, detectó además que el porcentaje de avance en utilización de recursos para obras en Nuevo León está casi 15 puntos porcentuales por debajo del promedio a nivel nacional, que fue del 60.3 por ciento.

El Ceesco, perteneciente a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), descartó que el proceso electoral de julio de este año haya sido la causa del lento ejercicio de recursos en obra civil en Nuevo León.

Para ello evidencia que en Chiapas, Oaxaca, Guerrero y San Luis Potosí, Estados con menor desarrollo económico que Nuevo León, el avance en el uso de los recursos destinados para infraestructura social superan al nuevoleonés y también al promedio.

Del dinero que les fue repartido a esos Estados, que además fue mayor al entregado a Nuevo León, hasta agosto ya habían utilizado el 72.1, 70.6 y 63.5 por ciento, respectivamente.

“Las elecciones no influyeron (en la obra pública del País)”, dijo José Antonio Hernández, director del Ceesco.

“Al contrario, cuando hay elecciones se acelera el gasto porque tratan de entregar obras para ganar votos y así lo vimos en muchos Estados.

“El Gobierno de Nuevo León puede decir que la Federación no le ha transferido todos los recursos”, agregó, “pero si fue el caso, debió haber ido por ellos”.

José Gutiérrez Cantú, presidente de la CMIC en el Estado, indicó que el lento avance del presupuesto en obra en la entidad es consecuencia de la falta de una mayor insistencia por parte del Gobierno estatal y también de legisladores y municipios para que se entreguen los fondos etiquetados.

“Ha faltado eso”, dijo, “y también en los últimos años hemos percibido que hay favoritismo de la Federación para repartir y entregar en menor tiempo los recursos para infraestructura a Estados con Gobiernos compatibles con el partido en el poder.

“Existe un alto riesgo de que muchos de los fondos para infraestructura, incluyendo los que ejercen la SCT y otras dependencias federales, se vayan a tener que regresar si no se ejercen este año”, advirtió.

“Por eso es importante ir pidiendo desde ahora prórroga para que autoricen que esos fondos sean multianuales”.

Héctor Velasco, constructor regiomontano y presidente de la junta de honor de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles en México, coincidió en que hay favoritismo hacia los Gobiernos estatales compatibles con el partido en el poder actualmente.