Fuente: Interempresas/ Redacción

El Consejo de Administración de Repsol aprobó recientemente la participación de la compañía en los proyectos de construcción de dos nuevas infraestructuras logísticas para el almacenamiento y la distribución de hidrocarburos en México. Esta participación, informaron fuentes de la empresa en México el pasado 14 de febrero, “refuerza el compromiso a largo plazo de la compañía con el país y le permite avanzar en su objetivo de convertirse en un actor relevante en la dinamización del mercado energético y de hidrocarburos mexicano”.

Ambos proyectos, en los que Repsol sumará una capacidad total de almacenamiento de más de 600.000 barriles, aumentarán la eficiencia de las operaciones de la compañía y mejorarán la calidad de su servicio, a la vez que supondrán un aporte de valor al mercado mexicano.

La primera de estas instalaciones se construirá en el Estado de México en virtud de un proyecto que están llevando a cabo la empresa mexicana HST y la española CLH. Está previsto que la nueva instalación esté operativa en el año 2020 y que cuente con una capacidad total de almacenamiento de 600.000 barriles de petróleo, de los que más de 160.000 corresponderán a Repsol.

Esta nueva infraestructura mejorará el servicio de distribución en el Valle de México, área actualmente deficitaria en terminales logísticas, y aumentará la capacidad de almacenamiento de reservas estratégicas del país.

El segundo proyecto, denominado TIFT y promovido por Tuxpan Port Terminal (TPT), se levantará en la costa del Golfo de México, en el municipio de Tuxpan. Se estima que su construcción finalizará también en 2020 y contará con una capacidad de almacenamiento total estimada en 2 millones de barriles de petróleo. Repsol contará en esta instalación con una capacidad de almacenamiento de 450.000 barriles, con capacidad de importación de gasolina y diésel.

Más de 170 estaciones de servicio en México
Gracias a su participación en estos proyectos, Repsol asegurará el abastecimiento de su creciente red mexicana de estaciones de servicio, que cuenta ya con más de 170 instalaciones abanderadas con empresarios locales. La red de la compañía está ya presente en los estados de Veracruz, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Oaxaca, Puebla, Colima, Tlaxcala, Tabasco, San Luis Potosí, Michoacan, Querétaro, Sonora, Hidalgo, Aguascalientes, Baja California Sur, Chiapas.

Esteban Gimeno, Country Manager de Repsol en México, declaró que con ambas inversiones “Repsol evidencia su compromiso inversor con México, un compromiso sólido y a largo plazo. Estamos apostando por la competitividad y la eficiencia de nuestra actividad en el país, buscando ser un socio que sume valor en el sistema de abastecimiento de combustible de la República”.

La compañía presidida por Antonio Brufau está desarrollando en el país norteamericano un plan a largo plazo cuyo objetivo es alcanzar una cuota del 8-10% en el mercado mexicano de estaciones de servicio. La compañía tiene previsto destinar 8 mil millones de pesos en el desarrollo de esta red, cantidad a la que se sumará lo invertido en infraestructuras”.

México es uno de los países del mundo en los que la compañía española está presente con un mayor número de negocios. A las inversiones en infraestructuras y en su red de estaciones de servicio se suman las realizadas en el área de lubricantes, en la que cuenta desde el pasado mes de julio con un acuerdo con la compañía Bardahl. Gracias a esta alianza, México se convirtió en uno de los principales mercados de lubricantes para Repsol, así como en su centro productivo para Latinoamérica.

A esto hay que añadirle la histórica alianza con el Grupo Kuo, con quien fundó en 1999 Dynasol, una de las diez mayores empresas de caucho sintético del mundo, que cuenta con plantas en Altamira (México), Santander (España) y China.

Por otro lado, en el área de exploración de hidrocarburos, ha sido adjudicataria de seis bloques exploratorios en las rondas mexicanas de licitación.