Fuente: La Jornada/ Laura Gómez Flores

En la última semana de enero comenzará la reconstrucción masiva de inmuebles dañados por los sismos de septiembre de 2017 en 130 cuadrantes, donde igual número de empresas se encargará de las obras, señaló César Cravioto.

El titular de la Comisión para la Reconstrucción explicó que los trabajos serán simultáneos en dichos cuadrantes de actuación, en los que fueron incorporadas las 600 colonias afectadas, donde se ubican 13 mil 700 viviendas unifamiliares, así como 300 edificios con 4 mil departamentos que serán demolidos, reconstruidos o rehabilitados, y tener en dos años la gran mayoría resueltos –lo cual no hizo la administración anterior–, ya que es la única manera de avanzar y atender la demanda de vivienda de la gente, apuntó.

Tras acudir a la toma de protesta del nuevo magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Rafael Guerra Álvarez, dijo que después de 15 meses de espera no podemos hacer una reconstrucción escalonada, de empezar en unas colonias y luego en otras.

La decisión es hacerlo de manera simultánea en los 130 cuadrantes, en los inmuebles demolidos o que no tengan problemas jurídicos, los cuales se atenderán a la par del proceso de reconstrucción, para lo cual se instalará este martes una mesa jurídica, indicó Cravioto.

No podemos esperar a que todo mundo tenga su título de propiedad para iniciar este proceso de reconstrucción, por lo que iremos de manera paralela y continuaremos con el registro de empresas interesadas en participar en este proceso, indicó.

Hasta el momento, precisó, suman 400 las firmas registradas, las cuales son evaluadas, junto con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y los colegios de Ingenieros y Arquitectos, en su responsabilidad y capacidad constructiva, para que no fallen.

Un total de 270 ya fueron validadas y de ellas 130 serán las primeras en empezar, cuyas obras serán supervisadas por personal del gobierno y externo y directores generales de obra, para lo cual se cuenta con un presupuesto de 4 mil millones de pesos.

Comentó que una parte de esos recursos es para otorgar un apoyo para renta de 4 mil pesos a 8 mil familias damnificadas, cuyo número variará, pues muchas no estaban consideradas y otras lo tenían, pero no lo necesitaban.

A finales de enero recibirán estos recursos en una tarjeta, ya no en cheque. Posteriormente, los primeros días de cada mes se les depositará ese recurso mientras se les entrega su vivienda y convenceremos a la gente que vive en 10 campamentos a incorporarse a este proceso.