Fuente: El Financiero/ Redacción

  • El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el Programa de Mejoramiento Urbano se realizará en la entidad porque quiere que no haya tanto contraste entre las zonas turísticas y las colonias marginadas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este domingo que se invertirán 600 millones de pesos para mejorar la infraestructura y otorgar mejores servicios en las colonias de Puerto Vallarta, como parte del Programa de Mejoramiento Urbano.

“Les informo que se aplica el Programa de Mejoramiento Urbano. Vamos a destinar 600 millones de pesos, como lo planteó el gobernador (Arturo Dávalos) para mejorar la infraestructura y meter servicios en las colonias de Vallarta”, dijo el mandatario durante un informe sobre programas integrales de bienestar.

López Obrador aseguró que este programa se realizará en la entidad porque se busca que no haya tanto contraste entre las zonas turísticas y las colonias marginadas.

“Vallarta, un puerto turístico importantísimo, pero con colonias donde vive la gente marginada: sin agua, sin drenaje, sin pavimento, ¡eso no! Queremos que haya parejura, que haya igualdad”, refirió.

Además, señaló que el turismo es una de las actividades económicas más importantes porque distribuye riqueza y se tiene que cuidar, pero también debe cuidarse que no existan esos contrastes: “tenemos que ver que no haya estos contrastes que insultan, que no haya tanta pobreza y marginación cerca de los hoteles de gran lujo.”, afirmó.

También expuso que será atendida la petición del gobernador de la entidad sobre la necesidad de un puente que sea una vía alterna entre Nayarit y Jalisco. “Ya están las avenidas, falta el puente. Ya estoy recogiendo esa petición y el Gobierno federal ayudará a su construcción”.

El mandatario dijo que el libramiento es importante porque hay que mejorar las vialidades en Vallarta, debido a que ya es mucho el tráfico en el centro y no hay manera de desahogar el tráfico.

Este programa tiene por objeto detonar un plan distribuido en 15 ciudades fronterizas y de zonas turísticas del país con los más altos índices de marginación y violencia.

Entre las regiones que serán atendidas en estos proyectos se encuentran: Acapulco, Guerrero; Los Cabos, Baja California Sur; Valle de Banderas, Nayarit; Puerto Vallarta, Jalisco; y Solidaridad, Quintana Roo.