Fuente: El Economista/ Karol García

  • La refinería, que tendrá un costo superior a los 6,000 millones de dólares, será diseñada procesar crudo Maya de 22 grados API, que será petróleo pesado obtenido de los campos mexicanos.

Los cuatro participantes que fueron convocados por el gobierno federal para convertirse en gerente de la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, entregarán este martes 30 de abril sus propuestas técnicas y económicas para que posteriormente Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía las revisen y otorguen el fallo de adjudicación del proyecto.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, las empresas y consorcios que participarán por invitación directa en este concurso “pidieron 10 días y se les otorgó de prórroga para presentar la propuesta, iba a ser originalmente el 18 y se va a entregar mañana”, dijo en su conferencia matutina.

Las empresas que fueron seleccionadas para realizar estos trabajos son: un consorcio conformado por la originaria de Virginia, Becthel, situada como una de las 10 compañías privadas más grandes de Estados Unidos, y la constituida en Argentina con origen italiano Techint, que cuenta con filiales como Tenaris, Ternium y Tecpetrol y ha participado en proyectos como la construcción del gasoducto Los Ramones II, en consorcio con la mexicana Arendal y la brasileña Odebrecht.

Participan también en consorcio la estadounidense Jacobs, con operaciones en 50 países, con la australiana Worley Parsons, que tiene 97 proyectos operativos en los cinco continentes. Además, fueron invitadas en lo individual la francesa Technip, que emplea a 21,000 personas en 44 países y junto con ICA y Odebrecth se hizo cargo de las etapas de construcción del proyecto Etileno XXI de Braskem Idesa en Veracruz. Finalmente, participará la anteriormente subsidiaria de la estadounidense Halliburton, KBR.

La refinería, que tendrá un costo superior a los 6,000 millones de dólares, será diseñada procesar crudo Maya de 22 grados API, que será petróleo pesado obtenido de los campos mexicanos, ya que en promedio las refinerías que componen hoy el sistema nacional están diseñadas para crudos más ligeros, de 32 grados API.

El gobierno ya cuenta con 566 hectáreas de propiedad federal donde se realiza el acondicionamiento del sitio. La refinería tendrá 17 plantas de proceso, además de plantas de energía eléctrica y servicio auxiliares, 93 esferas de almacenamiento, enlace con terminal marítima de Dos Bocas, enlace carretero, vía de ferrocarril, obras hidráulicas y de saneamiento.