Fuente: Revista Mexicana de la Construcción

Cualquier núcleo social, organización civil o institucional requieren planear estratégicamente para desarrollar una visión compartida de futuro; el punto de equilibrio es la brújula que determina el rumbo. Estos dos elementos son la dupla indispensable para caminar hacia la prosperidad de proyectos de negocios.¿Qué es la planeación estratégica? La definición que he formulado es la siguiente: se trata de un proceso continuo y sistemático de análisis de la situación en general de una organización en un momento dado, de desarrollo de misión, visión y valo
res; de establecimiento de objetivos de corto, mediano y largo plazo y asignación de recursos para su logro, de la elaboración de planes y programas, y finalmente la evaluación y retroalimentación constante de los avances del plan establecido.

Características del proceso

El proceso de planeación estratégica es integral. Según la norma ISO 9000, es un conjunto de actividades relacionadas; todo lo que se haga dentro de la planeación estratégica está conectado, nada debe escapar de ella. El proceso es continuo, ya que la revisión y evaluación del avance del plan estratégico requiere contemplar nuevas oportunidades de mercado, al igual que amenazas reales que pueden afectar a la organización o las circunstancias que contribuyan a su desarrollo. Es sistemático, porque contempla una acción bien organizada y planeada, y porque abarca todas las áreas de la organización, es decir, obliga a ver a la empresa como un todo. Es analítico; evidencia las oportunidades y amenazas que se encuentran en el exterior de la empresa y que pueden beneficiarla o afectarla, así como las fortalezas y debilidades en su interior y la forma en la que benefician o afectan directamente al negocio.

En esta primera etapa se intenta contestar la pregunta inicial de la planeación estratégica: ¿dónde está la empresa? Al desarrollar la filosofía organizacional y establecer objetivos, se contesta la segunda pregunta de la planeación estratégica: ¿hacia dónde se dirige?, es decir, en el momento en 
que se define la visión, ya sea a 5, 10, 15 o 20 años, se construye la prospectiva de futuro que orientará las acciones del negocio. Al elaborar los planes y programas y asignar recursos para su realización, se crean 
las condiciones necesarias para dar respuesta a la tercera pregunta de la planeación estratégica: ¿cómo se llegará allá? Una vez respondidas todas estas interrogantes, se echa a andar el engranaje del mecanismo que se ha planeado.

Finalmente, la evaluación y la retroalimentación son actividades que se desarrollan de manera gradual y paralela, para ir midiendo el avance de los planes y programas y la consecución de los objetivos tal como fueron concebidos y, de ser el caso, reali
zar los ajustes necesarios para reorientarlos adecuadamente.

En suma, la planeación estratégica es un proceso que hace posible que el equipo directivo sea perceptivo y pueda entender el entorno de negocio para posteriormente convertir esas percepciones en acciones al interior de la organización. Para ello será necesario que exista un entendimiento del mercado o de las necesidades del cliente, identificar las ventajas competitivas con que cuenta, desarrollar capacidades organizacionales, y por último buscar alternativas que le permitan asegurar la cadena de valor de los productos o servicios que se ofrecen.

El proceso de planeación estratégica tiene que estar fundamentado en procesos planeados; de lo contrario, se estaría gestionando con ocurrencias que pueden traer consecuencias desastrosas. Un plan estratégico es la herramienta que ayuda 
a definir los objetivos, pero aún falta el rumbo para conseguirlos. ¿Cómo se establece una trayectoria estratégica para lograr dichos objetivos? La respuesta es el punto de equilibrio, que se explica a continuación.

Un punto de equilibrio que permita alcanzar los objetivos

El cálculo del punto de equilibrio se resuelve tomando en consideración cuatro aspectos que forman parte de una ecuación simple:

  • El punto de equilibrio operativo
  • El punto de equilibrio con publicidad
  • El punto de equilibrio con ganancia para el dueño
  • El punto de equilibrio con recuperación de la inversión en activos

El punto de equilibrio puede calcularse periódicamente, tan seguido como el carácter del negocio lo exija; puede ser mensual o anual, siempre y cuando las cifras correspondan a ese periodo que se calcula. Para estimar el punto de equilibrio se utiliza la siguiente fórmula, de la que se dará un ejemplo en pesos mexicanos:

Costos fijos / utilidad porcentual o margen bruto 
de ganancia porcentual

donde costos fijos son todos aquellos gastos en los que la empresa incurre para su operación, es decir, sueldos, prestaciones, renta, servicios, papelería, servicios contables, gasolina, mantenimiento, celulares, radiocomunicación, televisión satelital o cable, licencias de funcionamiento, seguros, etc. La utilidad es la diferencia porcentual entre el precio de venta y el costo de la mercancía, es decir, si en promedio a los productos se les determina una ganancia de 40%, justamente 40% será la utilidad o margen de ganancia bruto.

Punto de equilibrio operativo
Teniendo una cifra de gastos fijos al mes, por ejemplo 45,000 pesos, donde la utilidad podría ser de 40%, el punto de equilibrio operativo se calcula realizando la siguiente operación: 45,000/.40 = 112,500, es decir, deben venderse al mes como mínimo 112,500 pesos para poder acceder a un gasto por 45,000 en la operación y pagar 67,500 a proveedores.

Punto de equilibrio con publicidad

Utilizando la fórmula anterior, solamente se suma al costo fijo el gasto estimado en publicidad, es decir:

Costos fijos + gasto de publicidad / Utilidad

Ejemplificando, se tiene:

(45,000 + 3,000) / 0.40 = 120,000

Ahora habrá que vender 120,000 pe
sos mensuales para poder gastar 45,000 en la operación, 3,000 en publicidad y 72,000 en pago a proveedores.

Punto de equilibrio
 con ganancia para el dueño
Utilizando la fórmula anterior, se agrega la cantidad que el dueño desea le reporte el negocio en cuestión (una especie de sueldo), es decir:

(Costos fijos + gasto de publicidad +
 ganancia para el dueño) / 0.40

Ejemplificando, se tiene:

(45,000 + 3,000 + 30,000) / 0.40 = 195,000

Tendrán que venderse 195,000 mensuales para poder gastar 45,000 en la operación de la empresa, 3,000 en publicidad, 30,000 para el propietario y 117,000 para pago a proveedores.

Punto de equilibrio con recuperación de inversión 
en activos
Suponiendo que se tiene una inversión total de 300,000 que se desea recuperar en cinco años, es decir, 60,000 anuales o 5,000 mensuales: utilizando la fórmula anterior, se adiciona la cantidad estimada por el dueño para recuperar su inversión y tener el flujo de dinero suficiente por si hay que reponer algún activo de la empresa, es decir:

(Costos fijos + gasto de publicidad + 
ganancia para el dueño + 
recuperación de inversión) / 0.40

Ejemplificando:

(45,000 + 3,000 + 30,000 + 5,000) / 0.40 = 207,500

Ahora hay que vender 207,500 mensuales para poder gastar 45,000 en la operación de la empresa, 3,000 en publicidad, 30,000 para el propietario, 5,000 para recuperar la inversión en activos y 129,500 para pagar a proveedores.

Como puede observarse, calcular el punto de equilibrio operativo permite determinar una cifra de ventas, ya que por debajo de las cifras calculadas la empresa se descapitalizaría y no tardaría mucho en tener que cerrar, es decir, quebrar.

Los demás cálculos darán una idea de cuánto vender en realidad para que pueda considerarse poseer un negocio lucrativo; si se logra posicionar por encima de su punto de equilibrio con recuperación de la inversión en activos, eso sería digno de felicitación, ya que usted podrá considerarse líder de un negocio boyante.

Sin embargo, cabe mencionar que los impuestos son relevantes en cualquier actividad. En esta ocasión no se contemplaron en el uso de la fórmula para hacer más sencillo su entendimiento y aplicación.

La planeación es importante puesto que permite identificar las oportunidades, amenazas, fortalezas y debilidades a las que se enfrenta la organización; el cálculo del punto de equilibrio, por otra parte, hace la labor de aterrizar las expectativas e incluso el esfuerzo y los recursos que deberán emplearse para el logro de ventas y hacer de un proyecto de negocios algo realmente operativo.

A partir de estos dos aspectos será necesario definir la visión de futuro que se pretende conseguir, para posteriormente poner en marcha los planes y estrategias que darán larga vida a ese gran proyecto.

Cualquier comentario relacionado con el presente artículo favor de enviarlo a rolsolas@gmail.com

Estimado lector, éste y otros artículos de interés los podrá encontrar en la Revista Mexicana de la Construcción No. 638 Marzo-Abril 2019