PIB en construcción rompió tendencia de crecimiento

El Producto Interno Bruto (PIB) de la construcción cerró el 2017 con una baja de 1%, respecto al año previo, con lo que rompió su ritmo de crecimiento de tres periodos consecutivos, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Los cuatro trimestres del año tuvieron comportamiento negativos (el segundo fue el más afectado, al descender 3.6 por ciento).

Fuente: El Economista/ Alejandro de la Rosa

  • Su desempeño es el más débil desde el 2013, cuando se contrajo 1.6%; las obras de ingeniería civil acentuaron su caída.

“Influyó la drástica reducción de los recursos públicos destinados a inversión física en el 2017 (-23%) con relación al 2016, el repunte de los precios en los materiales de la construcción (8.7%) y el aumento de la tasa de interés e inestabilidad en el mercado cambiario”, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (Ceesco).

Además, la incertidumbre que ha generado la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá ocasionó que la inversión privada tuviera un comportamiento cauteloso durante la segunda mitad del año pasado.

Sobre el comportamiento del sector, analistas de Citibanamex consideraron que el PIB del sector industrial disminuyó marginalmente a tasa trimestral, -0.1%, al cierre del 2017, “lo cual implicó una contracción anual de 1.0%, confirmando así la debilidad que exhibió a lo largo del año, y que derivó principalmente de caídas en la producción petrolera y en la construcción”.

Para el presente año, el Ceesco prevé un crecimiento de la industria de la construcción de entre 0.3 a 1%, considerando que la inversión física presupuestaria para el 2018 tendrá un crecimiento real de 4.7%, con relación a lo registrado durante el 2017.

“Por la parte de la inversión privada, la construcción inmobiliaria residencial para estratos medios y altos, así como el crecimiento de la infraestructura turística, comercial y de servicios, y la etapa de reconstrucción después de los sismos del pasado septiembre del 2017, serán los impulsores de la construcción este año”, explicó el centro de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

TRABAJOS ESPECIALIZADOS, LOS QUE MÁS CRECIERON
El año pasado, el PIB en las obras realizadas por las empresas constructoras del subsector edificación mostró un crecimiento de 0.5% con relación al mismo período del 2016, mientras que la construcción de obras de ingeniería civil registró una caída de 10% y los trabajos especializados para la construcción (mantenimiento y remozamiento de obras) observaron un crecimiento de 4.7 por ciento. Lo anterior, en términos reales, al agregar todos los servicios relacionados (consultoría, laboratorios de materiales, supervisión y autoconstrucción, entre otros).

Para el presente año, se tiene previsto que el PIB de la construcción retome cifras positivas; sin embargo, aún estarán latentes, entre otras cosas, el encarecimiento de los precios de los materiales por la inestabilidad del mercado cambiario, lo que afectará a los sectores público y privado.

2018-02-26T11:22:23+00:00febrero 26th, 2018|Economía|