Fuente: Reforma/ Víctor Fuentes

Las empresas Coconal y Vise ganaron los primeros contratos relevantes para construcción de carreteras en este sexenio.

Banobras, como fiduciario del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), adjudicó el 15 de abril a Coconal el contrato de 965 millones de pesos, IVA incluido, para construir un tramo de 35 kilómetros de la Autopista Oaxaca-Puerto Escondido.

Por su parte, la empresa guanajuatense Vise ganó este lunes otro contrato para un tramo de 26.3 kilómetros de la misma carretera, con una oferta 461 millones de pesos, IVA incluido.

Se trata de un proyecto que lleva diez años de retraso. Coconal derrotó a catorce empresas, de las que sólo dos cotizaron más bajo. El plazo para terminar la obra será de 390 días a partir del 6 de mayo.

La constructora fue una de las más afectadas con la cancelación del NAIM, donde había ganado contratos por cerca de 10 mil millones de pesos.

Vise, que opera varios contratos de asociación público privada de carreteras, venció a 17 empresas, entre ellas la propia Coconal.

De las concursantes, nueve pedían menos dinero que Vise, pero casi todas fueron descalificadas por los funcionarios de Banobras por no contemplar recursos suficientes para control de calidad, seguridad e higiene, ni para programas de protección ambiental.

A finales del sexenio pasado, dos licitaciones para 65 kilómetros de la obra, que se está desarrollando en el tramo Barranca Larga-Ventanilla, fueron canceladas cuando ya se habían presentado las ofertas respectivas.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y Caminos y Puentes Federales (Capufe) han adjudicado decenas de contratos en los primeros meses de esta administración, pero se han concentrado en trabajos de mantenimiento y obras menores.