Narrativas ausentes y presentes, GE y la CMIC

CMIC da un ejemplo de nueva narrativa. Falta otro componente en la narrativa y en la estrategia de México frente a la coyuntura que se dibuja.

Fuente: Excélsior/ Rodrigo Pacheco

La historia que México tiene que contar tiene que ver con el Estado de derecho y el combate a la corrupción. Una de las batallas clave se da en el avance del Sistema Nacional Anticorrupción, que sigue teniendo un rezago de 50% en su adopción a nivel de los estados.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), que preside Gustavo Arballo Luján, dio un ejemplo de que se puede tener una postura proactiva frente a la corrupción.

Durante años y años hemos visto surgir escándalos de compañías que se ven involucradas en esquemas de corrupción, sin embargo, la comunidad empresarial suele hacer mutis, la CMIC rompió con la inercia al anunciar la expulsión de Odebrecht ante la culpabilidad confesa de la compañía ante el Departamento de Justicia de la Unión Americana, así como conductas antiéticas en varias naciones de América Latina.

La postura de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción es importante en tanto compromete a las demás agrupaciones empresariales a pronunciarse y condenar a sus agremiados cuando incurren en esquemas de corrupción.

El antropólogo peruano Jorge Yamamoto considera que para inhibir la corrupción se requieren reglas claras, castigo inmediato y rechazo social a aquellos que incumplen con la ley.

Los dos primeros criterios están contemplados en el Sistema Nacional Anticorrupción, el tercero es el trabajo de la sociedad y de pronunciamientos como el de la CMIC, que ayudan a construir una nueva narrativa.

2017-05-17T11:34:49+00:00 mayo 17th, 2017|Construcción|